Ir al contenido principal

Caldwell

Erskine Caldwell (1903-1987)

Hubo un tiempo en que el nombre de Erskine Caldwell era un fijo a la hora de enumerar los mejores narradores norteamericanos. Su popularidad llegó a ser extraordinaria. Hacia 1940 se habían vendido de sus obras -entre las que se encontraban resonantes éxitos como El camino del tabaco y La parcela de Dios-, más de 18 millones de ejemplares. En cierta ocasión William Faulkner le incluyó entre los cinco mejores escritores de su tiempo, junto con él mismo, Thomas Wolfe, Ernest Hemingway y John Dos Passos. Hacia el final de su vida había escrito veinticinco novelas, unos ciento cincuenta relatos y doce volúmenes de "no ficción". Su obra estaba traducida a cuarenta idiomas. Cuando cumplió ochenta años recibió numerosas muestras de felicitación de colegas: John Updike, Wallace Stegner, William Styron, Richard Wilbur, Robert Penn Warren, Saul Belllow... Este último ya había sugerido que el escritor sureño merecía el premio Nobel.
Sin embargo, por esta misma época, su nombre estaba prácticamente olvidado por el público, y gran parte de la crítica hacía tiempo que lo había desdeñado y relegado a la categoría regional de un escritor menor del Sur. La mayor parte de su obra estaba descatalogada y su recuerdo se había ido desdibujando hasta el punto de que incluso su rostro parecía borroso. En efecto: en la sección de "Biografías", del Suplemento anual 1971-72 de la Enciclopedia Espasa, encontramos una entrada dedicada a Erskine Caldwell, firmada con las inciales O. C. (que corresponden al escritor colombiano Oscar Collazos), en la que se afirma: "Caldwell ha sido, sin duda, el más prolífico de los autores negros estadounidenses." ¿Negro? Pues no.
Hace unos veinte años, no obstante, se inició en Estados Unidos un revival Erskine Caldwell y su obra vuelve a ser reeditada, estudiada y valorada como merece. Aquí, en nuestro país, desde hace año y medio, la editorial Navona ha tenido la feliz idea de ir publicando obras suyas en nuevas traducciones y versiones íntegras, ya que muchos de los títulos publicados en España entre los años cincuenta y setenta sufrieron los rigores de la censura. El último volumen publicado es el segundo dedicado a sus mejores relatos cortos escritos en los años treinta: Historias del Norte y del Sur (II), en traducción de Rebeca Bouvier y prólogo de un servidor. Y se anuncian más títulos.
Por fin, Caldwell ha vuelto.

Comentarios

  1. Anónimo9/3/10 23:54

    Inmenso. He leído con fruición cada libro nuevo que iba apareciendo. Me sumo a la recomendación: droga dura.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Ya se oyen las flautas de Narciso

    ResponderEliminar
  3. Pues espera, José Luis, la próxima novela que pronto llegará: "El predicador" , una novedad a descubrir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Narciso sigue jugando al yoyó

    ResponderEliminar
  5. La espero con impaciencia. No hace ni una semana que terminé el último de Caldwell, de relatos.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  6. Narciso se asusta en el espejo al reconocer su belleza póstuma

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…