Ir al contenido principal

Biblioteca catalana

El pasado jueves asistí en Grado al acto de presentación de la Biblioteca Poética Catalana, una iniciativa de la Fundación Aula de las Metáforas en colaboración con la Fundación Ramon Llull.
El acuerdo supone la presencia en la localidad asturiana de un conjunto de unos 500 libros de poesía catalana, lo que constituye la mayor biblioteca de ámbito público de estas caracterísiticas fuera del territorio catalán. Y si ello ha sido posible es gracias, sobre todo, al empuje y buen hacer de Fernando Beltrán, poeta y presidente de la Fundación Aula de las Metáforas.
Por lo tanto: Gràcies i endavant!

Comentarios

  1. Hola Jordi, sólo quería saludarte y decirte que me gusta mucho tu bitácora literaria, ya que me permite conocer a numerosos personajes interesantes. Lo dicho, Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Airin.
    Hasta pronto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…