Ir al contenido principal

Hugh Miller

Hugh Miller (1802-1856)

La primera vez que supe de Hugh Miller fue leyendo el libro ¡Ayúdate! (Self-Help, 1859) de Samuel Smiles, en el que muestra al lector una serie de personajes que, a base de tesón y afán de superación, alcanzaron la eminencia en diversas profesiones. Hugh Miller era uno de ellos. De él decía Smiles: "Donde otros hombres no veían cosa alguna, descubría él analogía, diferencias y particularidades, que eran para él otros tantos motivos de reflexión. Tenía sencillamente despiertos sus ojos y su espíritu; era sobrio, diligente y perseverante, y ése fue el secreto de su crecimiento intelectual."
De orígenes muy humildes y formación autodidacta el escocés Hugh Miller llegó a convertirse en un geólogo y filósofo, de hondas convicciones religiosas, muy apreciado por la sociedad victoriana. Miller tuvo un adolescencia problemática, formando parte de una banda de ladronzuelos. Luego trabajó de aprendiz de picapedrero en varias canteras de Escocia y allí comenzó a interesarse por las rocas y los fósiles que contenían. Más tarde fue contable en un banco y editor del periódico político The Witness.
Escribió una docena de libros, muy leídos en su tiempo, con los que contribuyó a hacer popular la geología y a ganarse el respeto de la comunidad científica. Entre ellos destacan Footprints of the Creator (1849) -una dura réplica a las ideas evolucionistas expuestas en el libro Vestiges of the Natural History of Creation (1844) de Robert Chambers-, Testimony of Rocks (póstumo, 1857) y, sobre todo, La arenisca roja antigua (The Old Red Sandstone, 1841). En este libro describe con excelente prosa esta típica formación geológica del Devónico, famosa por las notables especies de peces fósiles que Miller, junto a otros paleontólogos, se encargó de dar a conocer a la ciencia. La obra empieza con estas palabras: "Mi consejo a los jóvenes trabajadores, deseosos de mejorar sus circunstancias es muy simple. No busquéis la felicidad en el mal llamado placer; buscadlo más bien en lo que se denomina estudio. Mantened vuestras conciencias claras, vuestra curiosidad fresca, y aprovechad cada oportunidad de cultivar vuestras mentes."
Sus últimos años estuvieron ensombrecidos por problemas de salud, en parte derivados de la silicosis contraída durante sus años de cantero. Sumido en una profunda depresión acabó quitándose la vida.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…