Ir al contenido principal

Fowles

Mary Anning (1799-1847)

John Fowles (1926-2005), uno de los más destacados novelistas ingleses del siglo pasado, es autor de obras tan señaladas y de éxito como El coleccionista, El mago o La mujer del teniente francés. En esta última novela, publicada en 1969, Fowles nos presenta como protagonistas de la misma a Charles Smithson, un caballero aficionado a la paleontología, y a Sarah Woodruff, una melancólica mujer por la que se siente fascinado.
La novela está ambientada en la Inglaterra victoriana, concretamente en la localidad de Lyme Regis, en Dorset, famosa por sus hallazgos de fósiles de reptiles mesozoicos. Fue allí, en sus playas y acantilados, donde Mary Anning recolectó numerosos huesos fósiles de ictiosaurios, pterosaurios y otros géneros del Jurásico. De origen humilde y sin formación académica, Mary Anning se convirtió en una experta fosilista, gozando del respeto de la comunidad científica. En algún u otro momento la acompañaron en sus búsquedas muchos de los geólogos y paleontólogos británicos más relevantes de su tiempo: De la Bèche, Buckland, Connybeare, Owen, Murchison, Sedgwick... El suizo Agassiz también visitó Lyme Regis en busca de peces fósiles, y Charles Lyell mantuvo correspondencia con ella. A su muerte, Charles Dickens escribió: "La hija del carpintero se ha ganado un nombre por sí misma, y merece haberlo ganado".
En su novela Fowles saca a relucir a Mary Anning y su The Old Fossil Shop, y hace que Charles Smithson recorra los mismos senderos de Lyme Regis que años antes ella había recorrido en busca de restos de extraños animales extintos.

Comentarios

  1. Tenemos que visitar Lyme Regis al estilo Anning: con la merendola en la cesta y un martillo.

    ResponderEliminar
  2. Sería interesante, y podemos planearlo en una próxima visita al sur de Inglaterra. ¿Se puede ir en tren desde Brighton?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…