Ir al contenido principal

Fowles

Mary Anning (1799-1847)

John Fowles (1926-2005), uno de los más destacados novelistas ingleses del siglo pasado, es autor de obras tan señaladas y de éxito como El coleccionista, El mago o La mujer del teniente francés. En esta última novela, publicada en 1969, Fowles nos presenta como protagonistas de la misma a Charles Smithson, un caballero aficionado a la paleontología, y a Sarah Woodruff, una melancólica mujer por la que se siente fascinado.
La novela está ambientada en la Inglaterra victoriana, concretamente en la localidad de Lyme Regis, en Dorset, famosa por sus hallazgos de fósiles de reptiles mesozoicos. Fue allí, en sus playas y acantilados, donde Mary Anning recolectó numerosos huesos fósiles de ictiosaurios, pterosaurios y otros géneros del Jurásico. De origen humilde y sin formación académica, Mary Anning se convirtió en una experta fosilista, gozando del respeto de la comunidad científica. En algún u otro momento la acompañaron en sus búsquedas muchos de los geólogos y paleontólogos británicos más relevantes de su tiempo: De la Bèche, Buckland, Connybeare, Owen, Murchison, Sedgwick... El suizo Agassiz también visitó Lyme Regis en busca de peces fósiles, y Charles Lyell mantuvo correspondencia con ella. A su muerte, Charles Dickens escribió: "La hija del carpintero se ha ganado un nombre por sí misma, y merece haberlo ganado".
En su novela Fowles saca a relucir a Mary Anning y su The Old Fossil Shop, y hace que Charles Smithson recorra los mismos senderos de Lyme Regis que años antes ella había recorrido en busca de restos de extraños animales extintos.

Comentarios

  1. Tenemos que visitar Lyme Regis al estilo Anning: con la merendola en la cesta y un martillo.

    ResponderEliminar
  2. Sería interesante, y podemos planearlo en una próxima visita al sur de Inglaterra. ¿Se puede ir en tren desde Brighton?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).