Ir al contenido principal

Un poema de Carey

VIGILIA

El momento justo antes de irme a la cama se hace más corto cada año
El momento justo antes de que apague la luz y grabe
La posición de la cama desde donde yo permanezco
Con la mano en el interruptor

Empecé la costumbre de fotografiar la habitación en mi mente
Justo antes de apagar la luz
Para sentirme como en casa en habitaciones extrañas
En extraños o remotos lugares y encontrarme a gusto
O si había una lámpara al lado de la cama me aseguraba antes
Dónde estaba la puerta antes de apagarla

Pero ahora solo apago la luz y ya no compruebo nada
Como si supiera que el sueño que voy a tener me ha de llevar
A otras puertas y otras habitaciones
Y otra luz.

("Vigil" está incluido en That Further Hill (Bombshelter Press, Los Angeles, 1987), de Macdonald Carey. Traducción: J. O.)

Comentarios

  1. Bueno, pues para un actor de Hollywood no está nada mal, ¿no? Tiene su cosa, un aire a lo Billy Collins.
    Recuerdo a Carey en "La sombra de una duda", como chico bueno del FBI que acaba de novio de Teresa Wrigt. Pero el mejor poema de la película lo decía en su parlamento del bar Joseph Cotten: "Eres una chica vulgar que vive en un pueblo vulgar y tiene sueños vulgares. Y yo te he producido pesadillas...".
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Magnífica película "La sombra de una duda", con un gran Joseph Cotten. Qué cosas que pasaban en el tranquilo pueblo de Santa Rosa...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. He resucitado la memoria de Carey en el muro de Tino Pertierra, en Facebook, citándote. Pero me temo que no estás en Facebook.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…