Ir al contenido principal

Lectora de novelas


Este cuadro se titula "La lectora de novelas" y es del pintor belga Antoine Wiertz (1806-1865).
Es un cuadro intrigante.
¿Qué es lo que nos muestra? Vemos a una mujer desnuda, de rubensianas formas, echada voluptuosamente encima de una cama, leyendo un libro, una novela a tenor del título. ¿Tal vez una novela erótica o pornográfica? Probablemente. Lo cierto es que parece pasarlo bien con su lectura.
Vemos también que hay más libros sobre la cama. ¿Leídos? ¿Por leer? Y una persona escondida tras la cortina de la izquierda, de la que solo asoma su mano. ¡Ay, esta mano! ¿De quién es? ¿Es la mano de quien le proporciona los libros? ¿De alguien que se los quita?¿Es de un hombre? ¿De una mujer?
Misterio.

Comentarios

  1. Entiendo, al ver el cuadro y después de la exposición del autor del blog, que intrigante es, voluptuoso también, erótico, al máximo.
    La mano le va poniendo los medios para que la dama disfrute. Se ve que es así.
    Interesante comprobar que hay múltiples formas de conseguir el gustito (orgasmos de cuerpo y del pensamiento)y agradecer a manos como las del cuadro.
    si fuera un comic, veríamos viñetas anteriores y posteriores al momento recogido.
    Un saludo,
    Ula

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11/1/10 0:22

    Es una fantasía sexual. El escenario y las circunstancias no son realistas (ese espejo al costado de la cama puesto evidentemente para mirarse con fines eróticos, el personaje que se asoma...). Es una alegoría pero, por las fechas que das, no una alegoría barroca sino una gamberrada romántica. Creo que el cuadro está cargado de las peores (¿peores?) intenciones. Juraría que está pintado por encargo o el pintor era un cachondo. Seguramente ambas cosas. Yo diría que tiene muchísima gracia y que es una parodia romántica de la imaginería barroca, y que el autor es un gran libertino (título que menciono despojándolo de cualquier connotación peryorativa). Sólo faltaba que lo hubiera titulado "Alegoría del pecado", partiéndose de risa al hacerlo.
    Muy divertido.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Interesantísimo cuadro. Creo que la mano, envidiosa, trata de asir uno de esos misteriosos libros con los que tanto goza la moza. Y dicen que leer es aburrido ...
    Posiblemente sea una metáfora pictórica que trata de abrirnos los ojos y hacernos ver el placer que puede proporcionar la lectura.
    Saludos y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es qure tanto puede ser la mano de de quien le proporciona los libros (Ula) o de alguien que se los quita (Rivero). Sigue el misterio. En cualquier caso parece ser que también él (o ella) debe disfrutar con ello.
    De acuerdo, JLP: es una fantasía erótica romántica expresada en forma barroca.
    Bernardo: En efecto, el cuadro también podría jhavberse titulado "El placer de la lectura". Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  5. El cuadro puede verse estos días en la exposición Heroínas en la Sala Alhajas de la Fundación Caja Madrid. La lectora está derramando una lágrima... muy bien no lo pasa.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…