Ir al contenido principal

500

Esta es la entrada número 500 de este blog. Cuando lo inicié, el 15 de septiembre de 2006, no contaba con llegar tan lejos.
Tampoco estoy seguro de si llegaré a alcanzar las 1000.
Pero de una cosa sí estoy seguro: Si he llegado hasta aquí es gracias a cuantos se han acercado, se acercan y -espero- se sigan acercando a esta bitácora.
Así pues, a todos ustedes, queridos amigos, mi más sincero agradecimiento.
Y pasado mañana, más.

Comentarios

  1. Enhorabuena por esta celebración. Pasar por aquí es todo un lujo y confío en que llegue la entrada 1000 e incluso la 2000.
    Un abrazo.

    Miguel Sanfeliu

    ResponderEliminar
  2. Cuando uno no se propone nada, a veces… hace mucho.
    Por mi parte seguiré expectante. Aunque lo haga desde la oscuridad más austral posible.
    Un abrazo
    Y si hemos de brindar por lo que ha de venir, hagámoslo.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que sobrepasa los mil. Y gracias por mantener un blog tan ameno.

    ResponderEliminar
  4. Miguel, Jan, Roxana: Gracias por vuestras animosas palabras.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena! Esperamos muchas entradas más, tan interesantes y curiosas!Saludos

    ResponderEliminar
  6. Echo en falta cuando se retrasa, no quiero imaginar qué pasaría si algún día decidiera acabar. Tenga compasión y siga con sus inspiradoras palabras y bien escogidas ilustraciones durante muchos años.

    Amaltea

    ResponderEliminar
  7. Para mí es de lectura diaria. Uno de mis blogs favoritos sin duda. Espero por las siguientes 500.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Airin, Amaltea, José Luis: Gracias y espero seguir contando con vuestros comentarios en el futuro.

    ResponderEliminar
  9. Algunos de tus amigos me hablaron bien de este blog. Desde entonces soy asiduo. Al blog y a alguno de tus libros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Lupo Ayllán y SS.DD.30/1/10 13:17

    Don Jorge , enhorabuena y esperamos que no le falten ni salud ni ganas para seguir.

    ResponderEliminar
  11. Rafael, Lupo y SS.DD.: No os conozco personalmente, pero esto no impide que os considere mis amigos.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo31/1/10 3:06

    Enhorabuena y noraboa (que son dos formas de decir y no lo mismo). Siempre que paso por aquí (y lo hago a menudo) encuentro algo de provecho.

    Alfredo Ramos

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu felicitación, Alfredo

    ResponderEliminar
  14. Manolo D. Abad1/2/10 20:52

    ¡Enhorabuena por los 500 y que se cumplan muchas más entradas! Resulta uno de los blogs más amenos porque sabes marcar diferencias en las entradas y hablas/escribes de aspectos muy poco tratados. Lo dicho: Gracias por los 500 y por los que vayan a venir.

    ResponderEliminar
  15. Llego algo tarde.
    Pero me sumo a las felicitaciones.
    Que sean muchas más.
    Un abrazo desde los D. de Rayuela.

    ResponderEliminar
  16. Te agradezco, José Carlos, tu felicitación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡500 son 500! Enhorabuena. Voy siguiendo lo que escribes. Entro a menudo, pero dejo pocos comentarios. Está tu cuaderno en mi lista de enlaces. Seguiré visitándote.
    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  18. Pues gracias a ti también, Javier.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).