Ir al contenido principal

500

Esta es la entrada número 500 de este blog. Cuando lo inicié, el 15 de septiembre de 2006, no contaba con llegar tan lejos.
Tampoco estoy seguro de si llegaré a alcanzar las 1000.
Pero de una cosa sí estoy seguro: Si he llegado hasta aquí es gracias a cuantos se han acercado, se acercan y -espero- se sigan acercando a esta bitácora.
Así pues, a todos ustedes, queridos amigos, mi más sincero agradecimiento.
Y pasado mañana, más.

Comentarios

  1. Enhorabuena por esta celebración. Pasar por aquí es todo un lujo y confío en que llegue la entrada 1000 e incluso la 2000.
    Un abrazo.

    Miguel Sanfeliu

    ResponderEliminar
  2. Cuando uno no se propone nada, a veces… hace mucho.
    Por mi parte seguiré expectante. Aunque lo haga desde la oscuridad más austral posible.
    Un abrazo
    Y si hemos de brindar por lo que ha de venir, hagámoslo.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que sobrepasa los mil. Y gracias por mantener un blog tan ameno.

    ResponderEliminar
  4. Miguel, Jan, Roxana: Gracias por vuestras animosas palabras.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena! Esperamos muchas entradas más, tan interesantes y curiosas!Saludos

    ResponderEliminar
  6. Echo en falta cuando se retrasa, no quiero imaginar qué pasaría si algún día decidiera acabar. Tenga compasión y siga con sus inspiradoras palabras y bien escogidas ilustraciones durante muchos años.

    Amaltea

    ResponderEliminar
  7. Para mí es de lectura diaria. Uno de mis blogs favoritos sin duda. Espero por las siguientes 500.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Airin, Amaltea, José Luis: Gracias y espero seguir contando con vuestros comentarios en el futuro.

    ResponderEliminar
  9. Algunos de tus amigos me hablaron bien de este blog. Desde entonces soy asiduo. Al blog y a alguno de tus libros. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Lupo Ayllán y SS.DD.30/1/10 13:17

    Don Jorge , enhorabuena y esperamos que no le falten ni salud ni ganas para seguir.

    ResponderEliminar
  11. Rafael, Lupo y SS.DD.: No os conozco personalmente, pero esto no impide que os considere mis amigos.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo31/1/10 3:06

    Enhorabuena y noraboa (que son dos formas de decir y no lo mismo). Siempre que paso por aquí (y lo hago a menudo) encuentro algo de provecho.

    Alfredo Ramos

    ResponderEliminar
  13. Gracias por tu felicitación, Alfredo

    ResponderEliminar
  14. Manolo D. Abad1/2/10 20:52

    ¡Enhorabuena por los 500 y que se cumplan muchas más entradas! Resulta uno de los blogs más amenos porque sabes marcar diferencias en las entradas y hablas/escribes de aspectos muy poco tratados. Lo dicho: Gracias por los 500 y por los que vayan a venir.

    ResponderEliminar
  15. Llego algo tarde.
    Pero me sumo a las felicitaciones.
    Que sean muchas más.
    Un abrazo desde los D. de Rayuela.

    ResponderEliminar
  16. Te agradezco, José Carlos, tu felicitación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. ¡500 son 500! Enhorabuena. Voy siguiendo lo que escribes. Entro a menudo, pero dejo pocos comentarios. Está tu cuaderno en mi lista de enlaces. Seguiré visitándote.
    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  18. Pues gracias a ti también, Javier.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…