Ir al contenido principal

Un elefante en Madrid

El elefante de 1773, disecado por Bru (Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid)
(Foto extraída del artículo "Un episodio en la recepción cultural dieciochesca de lo exótico:
la llegada del elefante a Madrid en 1773", de Gabriel Sánchez Espinosa)


En el verano de 1773 fondeó en la Isla de León, la fragata de la Real Armada Venus. Procedía de Manila y entre su cargamento había un elefante asiático adulto, presente que el gobernador de Filipinas don Simón de Anda remitía a S.M. el rey Carlos III. De su traslado a la Corte se hizo cargo el teniente de navío José de Mazarredo. Al cuidado del paquidermo estaba un cornaca o elefantero malabar. La comitiva, compuesta por el elefante, sus acompañantes y una galera con todo lo necesario para el viaje, tardó 42 días en cubrir la distancia de Cádiz al real sitio de San Ildefonso, donde veraneaban los reyes. La cuenta de gastos ascendió a 32.576 reales y cinco maravedíes. El elefante fue instalado en la Casa de Vacas de Aranjuez.
Refiere Gabriel Sánchez Espinosa, que ha estudiado con detalle el episodio, que el paso por Madrid del exótico animal causó un revuelo considerable. Ramón de la Cruz escribió un sainete de circunstancias titulado El elefante fingido; y Tomás de Iriarte se hizo eco del mismo en el poema satírico "Carta escrita a don José Cadalso en 17 de enero de 1774", en la que se dice:

Sacáronle tonadas y cuartetas;
en delantales, cofias, manteletas,
elefantes pintados se veían;
y en las mesas por moda se servían
elefantes de carne, dulce y masa.
Elefantes sin tasa
tuvimos que sufrir por varios modos:
en la conversación, en los apodos,
en cartas, en escritos publicados,
en sermones, sainetes, y plagados
nos vimos al segundo o tercer día
de enfermedad llamada elefancía.

A la muerte del elefante en 1777, el conde de Floridabanca ordenó su disecación a Pedro Franco Dávila, director del Gabinete de Historia Natural. Realizó la operación, con extraordinaria habilidad, el taxidermista del Gabinete Juan Bautista Bru, quedando así expuesto a la contemplación de cuantos curiosos quisieran verlo.

Comentarios

Entradas populares

Antillón

  Con el placer de costumbre leo en Lecturas y pasiones (Xordica, 2021), la más reciente recopilación de artículos de José Luis Melero, una referencia al geógrafo e historiador Isidoro de Antillón y Marzo, nacido y muerto en la localidad turolense de Santa Eulalia del Campo (1778-1814). Antillón fue un ilustrado en toda regla, liberal en lo político, que difundió sus ideas, entre ellas el antiesclavismo, a través de diversas publicaciones. Sus obras más relevantes son las de carácter geográfico, entre las que destaca Elementos de la geografía astronómica, natural y política de España y Portugal (1808). En esta obra se muestra crítico con otros geógrafos españoles (caso de Tomás López) y con los extranjeros que escribían sobre España (a excepción del naturalista Guillermo Bowles). Gracias a Jovellanos Antillón llegó a ser elegido diputado por Aragón en las Cortes de Cádiz. A su amigo y protector le dedicó Noticias históricas de D. Gaspar Melchor de Jovellanos , impreso en Palma de Mall

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat