Ir al contenido principal

Un elefante en Madrid

El elefante de 1773, disecado por Bru (Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid)
(Foto extraída del artículo "Un episodio en la recepción cultural dieciochesca de lo exótico:
la llegada del elefante a Madrid en 1773", de Gabriel Sánchez Espinosa)


En el verano de 1773 fondeó en la Isla de León, la fragata de la Real Armada Venus. Procedía de Manila y entre su cargamento había un elefante asiático adulto, presente que el gobernador de Filipinas don Simón de Anda remitía a S.M. el rey Carlos III. De su traslado a la Corte se hizo cargo el teniente de navío José de Mazarredo. Al cuidado del paquidermo estaba un cornaca o elefantero malabar. La comitiva, compuesta por el elefante, sus acompañantes y una galera con todo lo necesario para el viaje, tardó 42 días en cubrir la distancia de Cádiz al real sitio de San Ildefonso, donde veraneaban los reyes. La cuenta de gastos ascendió a 32.576 reales y cinco maravedíes. El elefante fue instalado en la Casa de Vacas de Aranjuez.
Refiere Gabriel Sánchez Espinosa, que ha estudiado con detalle el episodio, que el paso por Madrid del exótico animal causó un revuelo considerable. Ramón de la Cruz escribió un sainete de circunstancias titulado El elefante fingido; y Tomás de Iriarte se hizo eco del mismo en el poema satírico "Carta escrita a don José Cadalso en 17 de enero de 1774", en la que se dice:

Sacáronle tonadas y cuartetas;
en delantales, cofias, manteletas,
elefantes pintados se veían;
y en las mesas por moda se servían
elefantes de carne, dulce y masa.
Elefantes sin tasa
tuvimos que sufrir por varios modos:
en la conversación, en los apodos,
en cartas, en escritos publicados,
en sermones, sainetes, y plagados
nos vimos al segundo o tercer día
de enfermedad llamada elefancía.

A la muerte del elefante en 1777, el conde de Floridabanca ordenó su disecación a Pedro Franco Dávila, director del Gabinete de Historia Natural. Realizó la operación, con extraordinaria habilidad, el taxidermista del Gabinete Juan Bautista Bru, quedando así expuesto a la contemplación de cuantos curiosos quisieran verlo.

Comentarios

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.