Ir al contenido principal

Stevensoniana

Páginas centrales de la reimpresión facsimilar
de Black Canyon
(1881), de R. L. Stevenson
(8,5 x 14,5 cm)

Con el fin de mejorar su delicada salud Robert Louis Stevenson pasó los inviernos de 1881 y 1882 en la localidad suiza de Davos. En sus ratos de ocio Stevenson jugaba con su hijastro Samuel Lloyd Osbourne, de doce años de edad, deslizándose en trineo por la nieve, participando en juegos de guerra o escribiendo textos cortos para que Sam los imprimiese en la imprenta de juguete de su propiedad. Así nació la Davos Press, de la que salieron textos de Stevenson como Moral Emblems, Moral Tales o el poema "Not I", además de invitaciones, programas de concierto y anuncios.
Black Canyon fue uno de estos opúsculos salidos de la mencionada imprentilla en 1881. Se trata de un cuento de 8 páginas en el que se narra una historia del Oeste americano en siete brevísimos capítulos. Su título completo es: Black Canyon, or Wild Adventures in the Far West. A Tale of Instruction and Amusement for the Young, by Samuel Osbourne. Las ilustraciones -xilografías- corrieron a cargo de R. L. Stevenson. De este folleto la casa editorial M.F. Mansfield & A. Wessels, de Nueva York, hizo en 1899 una única reimpresión facsímil, con una tirada de 250 ejemplares. Una deliciosa rareza.

Comentarios

  1. Hola Jorge, soy Daniel Cana. Me dedico a hacer videoclips promocionales para escritores, pintores y websmaster.

    Si quieres te podría hacer uno para "El cazador de dinosaurios". Los videoclips cuestan 20 euros. Puedes ver ejemplos de videoclips en mi canal de youtube:
    http://www.youtube.com/irabia32

    Si te interesa me puedes contactar en:
    dcanaflo2@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Daniel, por tu ofrecimiento. Me pondré en conmtacto contigo más adelante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).