Ir al contenido principal

Stevensoniana

Páginas centrales de la reimpresión facsimilar
de Black Canyon
(1881), de R. L. Stevenson
(8,5 x 14,5 cm)

Con el fin de mejorar su delicada salud Robert Louis Stevenson pasó los inviernos de 1881 y 1882 en la localidad suiza de Davos. En sus ratos de ocio Stevenson jugaba con su hijastro Samuel Lloyd Osbourne, de doce años de edad, deslizándose en trineo por la nieve, participando en juegos de guerra o escribiendo textos cortos para que Sam los imprimiese en la imprenta de juguete de su propiedad. Así nació la Davos Press, de la que salieron textos de Stevenson como Moral Emblems, Moral Tales o el poema "Not I", además de invitaciones, programas de concierto y anuncios.
Black Canyon fue uno de estos opúsculos salidos de la mencionada imprentilla en 1881. Se trata de un cuento de 8 páginas en el que se narra una historia del Oeste americano en siete brevísimos capítulos. Su título completo es: Black Canyon, or Wild Adventures in the Far West. A Tale of Instruction and Amusement for the Young, by Samuel Osbourne. Las ilustraciones -xilografías- corrieron a cargo de R. L. Stevenson. De este folleto la casa editorial M.F. Mansfield & A. Wessels, de Nueva York, hizo en 1899 una única reimpresión facsímil, con una tirada de 250 ejemplares. Una deliciosa rareza.

Comentarios

  1. Hola Jorge, soy Daniel Cana. Me dedico a hacer videoclips promocionales para escritores, pintores y websmaster.

    Si quieres te podría hacer uno para "El cazador de dinosaurios". Los videoclips cuestan 20 euros. Puedes ver ejemplos de videoclips en mi canal de youtube:
    http://www.youtube.com/irabia32

    Si te interesa me puedes contactar en:
    dcanaflo2@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Daniel, por tu ofrecimiento. Me pondré en conmtacto contigo más adelante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.