Ir al contenido principal

Stevensoniana

Páginas centrales de la reimpresión facsimilar
de Black Canyon
(1881), de R. L. Stevenson
(8,5 x 14,5 cm)

Con el fin de mejorar su delicada salud Robert Louis Stevenson pasó los inviernos de 1881 y 1882 en la localidad suiza de Davos. En sus ratos de ocio Stevenson jugaba con su hijastro Samuel Lloyd Osbourne, de doce años de edad, deslizándose en trineo por la nieve, participando en juegos de guerra o escribiendo textos cortos para que Sam los imprimiese en la imprenta de juguete de su propiedad. Así nació la Davos Press, de la que salieron textos de Stevenson como Moral Emblems, Moral Tales o el poema "Not I", además de invitaciones, programas de concierto y anuncios.
Black Canyon fue uno de estos opúsculos salidos de la mencionada imprentilla en 1881. Se trata de un cuento de 8 páginas en el que se narra una historia del Oeste americano en siete brevísimos capítulos. Su título completo es: Black Canyon, or Wild Adventures in the Far West. A Tale of Instruction and Amusement for the Young, by Samuel Osbourne. Las ilustraciones -xilografías- corrieron a cargo de R. L. Stevenson. De este folleto la casa editorial M.F. Mansfield & A. Wessels, de Nueva York, hizo en 1899 una única reimpresión facsímil, con una tirada de 250 ejemplares. Una deliciosa rareza.

Comentarios

  1. Hola Jorge, soy Daniel Cana. Me dedico a hacer videoclips promocionales para escritores, pintores y websmaster.

    Si quieres te podría hacer uno para "El cazador de dinosaurios". Los videoclips cuestan 20 euros. Puedes ver ejemplos de videoclips en mi canal de youtube:
    http://www.youtube.com/irabia32

    Si te interesa me puedes contactar en:
    dcanaflo2@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Daniel, por tu ofrecimiento. Me pondré en conmtacto contigo más adelante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).