Ir al contenido principal

Shirley Yamaguchi

Programa de mano de La casa de bambú,
del gran cartelista Josep Soligó Tena.

El paso de Shirley Yamaguchi por Hollywood fue breve, pero dejó su impronta en unas cuantas películas. Una de ellas es La casa de bambú (1955), de Samuel Fuller, un espléndido filme negro rodado en Japón, en el que compartió cartel con dos sólidos partenaires: Robert Stack y Robert Ryan. Su verdadero nombre era Yoshiko Yamaguchi y había nacido en Manchuria en 1920. Pero ha tenido más nombres.
En Manchukuo se hizo muy popular como actriz y cantante con el el nombre de Li Xiang Lan (en japonés Ri Koran). Cuando Japón perdió la guerra, fue acusada de traición por colaborar con el enemigo. Logró salvar su vida al declarar que se había hecho pasar por china, pero que en realidad era hija de padres japoneses. Se trasladó a Japón y triunfó en el cine. Tras su etapa en Estados Unidos volvió a Japón, siguió actuando y acabó reinventándose como reportera de televisión con el nombre de Yoshiko Otaka. A punto de cumplir noventa años, actualmente vive en Tokio.
La amante china (2008) es la novela del escritor anglo-holándés Ian Buruma, recientemente editada en España, en la que se narra la novelesca vida de esta singular actriz y cantante. Luis M. Alonso, en un artículo publicado en La Nueva España la semana pasada, dice a propósito de la misma: "La amante china se lee como si estuvieran pasando por delante las imágenes de una película. Es la historia de una mujer contada por un trío de hombres, y también la historia de un país a través de tres etapas de la vida de una mujer." Ahora hay que esperar a que se haga la película.

Comentarios

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).