Ir al contenido principal

Shirley Yamaguchi

Programa de mano de La casa de bambú,
del gran cartelista Josep Soligó Tena.

El paso de Shirley Yamaguchi por Hollywood fue breve, pero dejó su impronta en unas cuantas películas. Una de ellas es La casa de bambú (1955), de Samuel Fuller, un espléndido filme negro rodado en Japón, en el que compartió cartel con dos sólidos partenaires: Robert Stack y Robert Ryan. Su verdadero nombre era Yoshiko Yamaguchi y había nacido en Manchuria en 1920. Pero ha tenido más nombres.
En Manchukuo se hizo muy popular como actriz y cantante con el el nombre de Li Xiang Lan (en japonés Ri Koran). Cuando Japón perdió la guerra, fue acusada de traición por colaborar con el enemigo. Logró salvar su vida al declarar que se había hecho pasar por china, pero que en realidad era hija de padres japoneses. Se trasladó a Japón y triunfó en el cine. Tras su etapa en Estados Unidos volvió a Japón, siguió actuando y acabó reinventándose como reportera de televisión con el nombre de Yoshiko Otaka. A punto de cumplir noventa años, actualmente vive en Tokio.
La amante china (2008) es la novela del escritor anglo-holándés Ian Buruma, recientemente editada en España, en la que se narra la novelesca vida de esta singular actriz y cantante. Luis M. Alonso, en un artículo publicado en La Nueva España la semana pasada, dice a propósito de la misma: "La amante china se lee como si estuvieran pasando por delante las imágenes de una película. Es la historia de una mujer contada por un trío de hombres, y también la historia de un país a través de tres etapas de la vida de una mujer." Ahora hay que esperar a que se haga la película.

Comentarios

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

Kerouac

Ayer se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor norteamericano Jack Kerouac, la gran estrella del firmamento beat. De hecho, el comienzo de la llamada "generación beat" puede datarse en 1957, al amparo de la publicación de su novela En la carretera y el lanzamiento del Sputnik por la Unión Soviética (de aquí la palabra beatnik que a partir de entonces definiría a los jóvenes rebeldes y disidentes culturales).
Se diría que el éxito mató a la generación beat prácticamente desde su inicio. De la noche a la mañana aspirantes a escritores considerados impublicables ocuparon las páginas de las revistas, fueron entrevistados en la radio e incluso salieron en televisión. El fenómeno fue fulgurante, pero duró poco. La cosecha fue escasa, pero auténtica. Sobre todo hubo poetas, muchos poetas. Narradores pocos, y que hayan quedado todavía menos: solo Kerouac y su mentor William S. Burroughs, aunque en rigor el autor de El almuerzo desnudo no pertenece a la misma "gene…