Ir al contenido principal

Heron-Allen

Edward Heron-Allen (1861-1943)
(The Heron-Allen Society)

Hay personajes que, dados sus múltiples y variados intereses, parecen más imaginarios que reales. El británico Edward Heron-Allen es uno de ellos. Como científico sobresalió como micropaleontólogo, y llegó a ser una autoridad mundial en foraminíferos fósiles. Así lo atestiguan sus numerosos artículos y monografías sobre esta clase de protozoos. A su muerte su abultadísima colección de láminas delgadas con Foraminifera -estimada en unos 25.000.000 de especímenes- fue donada al British Museum.
Pero Heron-Allen no se quedó aquí. Aprendió a construir violines y publicó varios opúsculos sobre ello (De Fidiculis Bibliographia, 1890-94). Era políglota y dominaba el persa. Tradujo los Rubai'yat de Omar Khayyam, anotó la traducción de Edward FitzGerald y presentó la versión (del francés) del barón Corvo. Tradujo asimismo del dialecto luri los versos místicos de Baba Tahir. Como experto en quiromancia publicó A Manual of Cheirosophy (1885). Igualmente se interesó por la grafología, la meteorología, la arqueología e historia local de Selsey Bill, los percebes y el cultivo del espárrago.
Pero hay más. Escribió poemas (The Ballades of a Blasé Man, 1891) y narraciones. Para este último apartado utilizó el pseudónimo de Christopher Blayre. Son de destacar la novela The Princess Daphne, 1888; y sus cuentos (Kisses of Fate, 1888; The Purple Sapphire, 1921; The Strange Papers of Dr. Blayre, 1932), la mayoría de carácter fantástico, esotérico o de ciencia-ficción.
"El zafiro púrpura" cuenta la historia de una gema india que acaba conduciendo al desastre a su poseedor inglés, pese a los infructuosos intentos por desprenderse de ella. Curiosamente, Richard Fortey, en Dry Store Room No. 1. The Secret Life of the Natural History Museum (2008), nos refiere que a la muerte de Edward Heron-Allen su hija, Mrs. Mair Jones, entregó al Museo Británico una amatista montada en un anillo con forma de serpiente, junto con una carta de su padre. En la carta decía: "Esta piedra está maldita por partida triple y teñida con la sangre y el deshonor de todos los que la han poseído. Fue saqueada del tesoro del Templo del dios Indra en Caewnpore durante el Motín Indio de 1855 y llevada a este país por el coronel W. Ferris de la Caballería de Bengala. Desde el día que la hizo suya fue un desgraciado, y perdió salud y dinero..."

Comentarios

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.