Ir al contenido principal

Heron-Allen

Edward Heron-Allen (1861-1943)
(The Heron-Allen Society)

Hay personajes que, dados sus múltiples y variados intereses, parecen más imaginarios que reales. El británico Edward Heron-Allen es uno de ellos. Como científico sobresalió como micropaleontólogo, y llegó a ser una autoridad mundial en foraminíferos fósiles. Así lo atestiguan sus numerosos artículos y monografías sobre esta clase de protozoos. A su muerte su abultadísima colección de láminas delgadas con Foraminifera -estimada en unos 25.000.000 de especímenes- fue donada al British Museum.
Pero Heron-Allen no se quedó aquí. Aprendió a construir violines y publicó varios opúsculos sobre ello (De Fidiculis Bibliographia, 1890-94). Era políglota y dominaba el persa. Tradujo los Rubai'yat de Omar Khayyam, anotó la traducción de Edward FitzGerald y presentó la versión (del francés) del barón Corvo. Tradujo asimismo del dialecto luri los versos místicos de Baba Tahir. Como experto en quiromancia publicó A Manual of Cheirosophy (1885). Igualmente se interesó por la grafología, la meteorología, la arqueología e historia local de Selsey Bill, los percebes y el cultivo del espárrago.
Pero hay más. Escribió poemas (The Ballades of a Blasé Man, 1891) y narraciones. Para este último apartado utilizó el pseudónimo de Christopher Blayre. Son de destacar la novela The Princess Daphne, 1888; y sus cuentos (Kisses of Fate, 1888; The Purple Sapphire, 1921; The Strange Papers of Dr. Blayre, 1932), la mayoría de carácter fantástico, esotérico o de ciencia-ficción.
"El zafiro púrpura" cuenta la historia de una gema india que acaba conduciendo al desastre a su poseedor inglés, pese a los infructuosos intentos por desprenderse de ella. Curiosamente, Richard Fortey, en Dry Store Room No. 1. The Secret Life of the Natural History Museum (2008), nos refiere que a la muerte de Edward Heron-Allen su hija, Mrs. Mair Jones, entregó al Museo Británico una amatista montada en un anillo con forma de serpiente, junto con una carta de su padre. En la carta decía: "Esta piedra está maldita por partida triple y teñida con la sangre y el deshonor de todos los que la han poseído. Fue saqueada del tesoro del Templo del dios Indra en Caewnpore durante el Motín Indio de 1855 y llevada a este país por el coronel W. Ferris de la Caballería de Bengala. Desde el día que la hizo suya fue un desgraciado, y perdió salud y dinero..."

Comentarios

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.