Ir al contenido principal

Cornelia Bororquia

Muy pocas de las novelas publicadas en España en el siglo XVIII han logrado superar el filtro del tiempo. Una de las que se puede leer todavía sin que se caiga de las manos es Cornelia Bororquia, de Luis Gutiérrez, aparecida en París de forma anónima en 1801. Prohibida por la Inquisición y puesta en el Índice, se editó por primera vez en España en 1812. Desde entonces, y a lo largo de los períodos liberales del siglo XIX, se hicieron varias reediciones con gran éxito; pero antes de llegar al XX se hundió en el olvido.
Luis Gutiérrez era un ex fraile trinitario, gacetillero en Bayona, que murió ajusticiado en 1809, por orden de la Junta Central, acusado de agente secreto de los franceses. Cornelia Bororquia, o la víctima de la Inquisición, es una novela breve y de forma epistolar (la sombra de Richardson era alargada). Narra la historia de Cornelia, hija del gobernador de Valencia, que es raptada por el arzobispo de Sevilla y encerrada en los lóbregos calabozos de la Inquisición. Privada de libertad la joven resiste el continuo asedio del arzobispo. Éste intenta violarla, pero Cornelia repele la agresión y le acuchilla mortalmente. Cornelia es condenada a muerte y ejecutada, ante la desesperación de su novio Vargas (que por cierto será el protagonista de una novela posterior de José María Blanco White).
La novela fue escrita con un propósito claro: combatir la intolerancia y el absolutismo religioso, y en concreto la institución del Santo Oficio. A este fin el autor no duda en cargar las tintas de su relato. Hoy en día, sin embargo, nos atraen otras cosas de esta novela: la historia narrada desde los diferentes puntos de vista de sus protagonistas, su ritmo ágil para la época, los toques góticos y el atrevimiento en el lenguaje. He aquí cómo, desde su encierro, habla Cornelia del arzobispo en una de sus cartas a su padre:
"Entra con la piel de oveja, me habla con dulzura, y hallándome cada vez más empedernida, se sale de aquí furioso, al modo que un lobo voraz que habiendo sido echado de un aprisco, va con la lengua colgando o lamiéndose los labios ensangrentados a ocultar en los bosques su vergüenza y furor, pero siempre alampándose por carne y sangre, a pesar de que lleva aún palpitando en sus ijares las víctimas que ha devorado."

Comentarios

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…