Ir al contenido principal

Minas: carbón

Las minas de carbón son escenario de un buen número de novelas destacables, aunque menor del que en principio cabría esperar a la luz del impacto que este tipo de explotaciones han tenido y tienen en las gentes que viven de ellas. Por lo general la narrativa sobre el mundo de la mina se mueve entre varias coordenadas: en primer lugar, la contraposición entre el mundo subterráneo de la mina y el mundo exterior; en segundo lugar, la tensión entre el progreso y el atraso; y, en tercer lugar, la lucha de los mineros por mejorar su seguridad y sus condiciones de trabajo frente a la avaricia de propietarios y especuladores. Ejemplo emblemático de novela de la mina con marcado carácter social es Germinal (1885), de Émile Zola; ejemplo de otro tipo de novela, añorante de un pasado arcádico y de los encantos de la vida rural es La aldea perdida (1903), de Armando Palacio Valdés.
En un terreno intermedio, con rasgos narrativos que participan en mayor o menor medida de ambos enfoques, es donde se sitúa la mayoría de las novelas "mineras". En este campo, dos regiones destacan por su producción narrativa ligada a la minería del carbón: Asturias y Gales. En la primera encontramos, entre otras, Compás de espera (1954) de Dolores Medio, Sueño de sombra (1959) de Víctor Alperi y Juan Mollá, Los hombres crecen bajo tierra (1961) de Carlos María Ydígoras, El palacio azul de los ingenieros belgas (2003) de Fulgencio Argüelles, y otras de José María Jove, Mauro Muñiz, César Rubín... (véase Literatura y minas en la España de los siglos XIX y XX, de Benigno Delmiro, 2003). (Por cierto, hace unos días, hablando con Armando Murias, gran conocedor del lenguaje de la mina en Asturias, me señalaba lo poco que del habla de los mineros ha trascendido al lenguaje corriente, si exceptuamos la palabra guaje). Fuera de Asturias sobresale La mina (1960) de Armando López Salinas, modelo del realismo social de la época, inspirada en las condiciones reinantes en la zona carbonífera yde pizarras bituminosas de Puertollano.
En cuanto a tierras galesas, es obligado citar La ciudadela (1937) de A. J. Cronin, Qué verde era mi valle (1939) de Richard Llewellyn, y la "Trilogía Mortymer" (1959-1969) de Alexander Cordell. Un caso aparte es el de la novela El alma de los peces (2001) de Antonio Gómez Rufo que tiene como escenario principal la cuenca de lignitos de Köflach-Voistberg (Austria).

Comentarios

  1. Buena memoria, Jorge. ¿Cómo estás?
    Un fuerte abrazo.
    Antonio Gómez Rufo

    ResponderEliminar
  2. Buena memoria, amigo Jorge. ¿Cómo estás?
    Un fuette abrazo
    Antonio Gómez Rufo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por contactar conmigo, Antonio. Suelo guardar memoria si la obra es buena, y la tuya lo es.
    A ver si algún día nos podemos conocer personalmente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.