Ir al contenido principal

Minas: carbón

Las minas de carbón son escenario de un buen número de novelas destacables, aunque menor del que en principio cabría esperar a la luz del impacto que este tipo de explotaciones han tenido y tienen en las gentes que viven de ellas. Por lo general la narrativa sobre el mundo de la mina se mueve entre varias coordenadas: en primer lugar, la contraposición entre el mundo subterráneo de la mina y el mundo exterior; en segundo lugar, la tensión entre el progreso y el atraso; y, en tercer lugar, la lucha de los mineros por mejorar su seguridad y sus condiciones de trabajo frente a la avaricia de propietarios y especuladores. Ejemplo emblemático de novela de la mina con marcado carácter social es Germinal (1885), de Émile Zola; ejemplo de otro tipo de novela, añorante de un pasado arcádico y de los encantos de la vida rural es La aldea perdida (1903), de Armando Palacio Valdés.
En un terreno intermedio, con rasgos narrativos que participan en mayor o menor medida de ambos enfoques, es donde se sitúa la mayoría de las novelas "mineras". En este campo, dos regiones destacan por su producción narrativa ligada a la minería del carbón: Asturias y Gales. En la primera encontramos, entre otras, Compás de espera (1954) de Dolores Medio, Sueño de sombra (1959) de Víctor Alperi y Juan Mollá, Los hombres crecen bajo tierra (1961) de Carlos María Ydígoras, El palacio azul de los ingenieros belgas (2003) de Fulgencio Argüelles, y otras de José María Jove, Mauro Muñiz, César Rubín... (véase Literatura y minas en la España de los siglos XIX y XX, de Benigno Delmiro, 2003). (Por cierto, hace unos días, hablando con Armando Murias, gran conocedor del lenguaje de la mina en Asturias, me señalaba lo poco que del habla de los mineros ha trascendido al lenguaje corriente, si exceptuamos la palabra guaje). Fuera de Asturias sobresale La mina (1960) de Armando López Salinas, modelo del realismo social de la época, inspirada en las condiciones reinantes en la zona carbonífera yde pizarras bituminosas de Puertollano.
En cuanto a tierras galesas, es obligado citar La ciudadela (1937) de A. J. Cronin, Qué verde era mi valle (1939) de Richard Llewellyn, y la "Trilogía Mortymer" (1959-1969) de Alexander Cordell. Un caso aparte es el de la novela El alma de los peces (2001) de Antonio Gómez Rufo que tiene como escenario principal la cuenca de lignitos de Köflach-Voistberg (Austria).

Comentarios

  1. Buena memoria, Jorge. ¿Cómo estás?
    Un fuerte abrazo.
    Antonio Gómez Rufo

    ResponderEliminar
  2. Buena memoria, amigo Jorge. ¿Cómo estás?
    Un fuette abrazo
    Antonio Gómez Rufo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por contactar conmigo, Antonio. Suelo guardar memoria si la obra es buena, y la tuya lo es.
    A ver si algún día nos podemos conocer personalmente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).