Ir al contenido principal

Minas: carbón

Las minas de carbón son escenario de un buen número de novelas destacables, aunque menor del que en principio cabría esperar a la luz del impacto que este tipo de explotaciones han tenido y tienen en las gentes que viven de ellas. Por lo general la narrativa sobre el mundo de la mina se mueve entre varias coordenadas: en primer lugar, la contraposición entre el mundo subterráneo de la mina y el mundo exterior; en segundo lugar, la tensión entre el progreso y el atraso; y, en tercer lugar, la lucha de los mineros por mejorar su seguridad y sus condiciones de trabajo frente a la avaricia de propietarios y especuladores. Ejemplo emblemático de novela de la mina con marcado carácter social es Germinal (1885), de Émile Zola; ejemplo de otro tipo de novela, añorante de un pasado arcádico y de los encantos de la vida rural es La aldea perdida (1903), de Armando Palacio Valdés.
En un terreno intermedio, con rasgos narrativos que participan en mayor o menor medida de ambos enfoques, es donde se sitúa la mayoría de las novelas "mineras". En este campo, dos regiones destacan por su producción narrativa ligada a la minería del carbón: Asturias y Gales. En la primera encontramos, entre otras, Compás de espera (1954) de Dolores Medio, Sueño de sombra (1959) de Víctor Alperi y Juan Mollá, Los hombres crecen bajo tierra (1961) de Carlos María Ydígoras, El palacio azul de los ingenieros belgas (2003) de Fulgencio Argüelles, y otras de José María Jove, Mauro Muñiz, César Rubín... (véase Literatura y minas en la España de los siglos XIX y XX, de Benigno Delmiro, 2003). (Por cierto, hace unos días, hablando con Armando Murias, gran conocedor del lenguaje de la mina en Asturias, me señalaba lo poco que del habla de los mineros ha trascendido al lenguaje corriente, si exceptuamos la palabra guaje). Fuera de Asturias sobresale La mina (1960) de Armando López Salinas, modelo del realismo social de la época, inspirada en las condiciones reinantes en la zona carbonífera yde pizarras bituminosas de Puertollano.
En cuanto a tierras galesas, es obligado citar La ciudadela (1937) de A. J. Cronin, Qué verde era mi valle (1939) de Richard Llewellyn, y la "Trilogía Mortymer" (1959-1969) de Alexander Cordell. Un caso aparte es el de la novela El alma de los peces (2001) de Antonio Gómez Rufo que tiene como escenario principal la cuenca de lignitos de Köflach-Voistberg (Austria).

Comentarios

  1. Buena memoria, Jorge. ¿Cómo estás?
    Un fuerte abrazo.
    Antonio Gómez Rufo

    ResponderEliminar
  2. Buena memoria, amigo Jorge. ¿Cómo estás?
    Un fuette abrazo
    Antonio Gómez Rufo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por contactar conmigo, Antonio. Suelo guardar memoria si la obra es buena, y la tuya lo es.
    A ver si algún día nos podemos conocer personalmente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Camarero, ¿el ticket verde, por favor?

Sortear cosas es una de las formas de publicidad más antiguas. Pasan los años, cambia la sociedad, pero siguen las rifas. A mediados de los años cincuenta la Casa Caballero, dedicada a la fabricación de bebidas alcohólicas, entre ellas el popular DECANO ("Caballero... ¡qué coñac!"), ofreció siete grandes sorteos trimestrales en los que se se premiaron a los ganadores con 21 coches Renault, 21 Vespas y 105 carteras con dinero. Para dar publicidad a los sorteos se pusieron anuncios en periódicos y revistas y se enviaron tarjetas postales a domicilio. Y este era el reverso de una de estas postales en la que se indicaban las condiciones para participar en el sorteo. Nada de particular, solo que... ¿Qué clase de brebaje sería el "Licor ÑAÑAMBRUK" ¿Alguien lo recuerda? Más aún, ¿alguien lo llegó a probar?     

La duquesa, el francés y el orangután

En 1798 el rey Carlos IV decide nombrar a Pedro Alcántara Téllez-Girón, IX duque de Osuna,  embajador de España en Austria. Tras meses de preparativos, el duque parte de Madrid el 26 de enero de 1799 con su esposa, María Josefa Alonso Pimentel, XII condesa-duquesa de Benavente, y su numeroso séquito. El paso por Francia resulta azaroso, cuando no arriesgado, debido a la situación anárquica que vive el país vecino en aquellos días. En París se hospedan en el palacio de los duques del Infantado, en la calle de Florentin. Allí residirán casi un año, a la espera de poder proseguir el viaje hasta Viena. Pero ante las complicaciones de su misión y la cada vez más escasas posibilidades de llegar a su destino, el duque pide regresar a España. Tras recorrer los mismos malos caminos y malas posadas que en la ida, llegan a Madrid el 7 de enero de 1800. Entre las numerosas personas que los duques de Osuna tuvieron la oportunidad de tratar en aquel París bullicioso y abigarrado del Directori