Ir al contenido principal

Minas: carbón

Las minas de carbón son escenario de un buen número de novelas destacables, aunque menor del que en principio cabría esperar a la luz del impacto que este tipo de explotaciones han tenido y tienen en las gentes que viven de ellas. Por lo general la narrativa sobre el mundo de la mina se mueve entre varias coordenadas: en primer lugar, la contraposición entre el mundo subterráneo de la mina y el mundo exterior; en segundo lugar, la tensión entre el progreso y el atraso; y, en tercer lugar, la lucha de los mineros por mejorar su seguridad y sus condiciones de trabajo frente a la avaricia de propietarios y especuladores. Ejemplo emblemático de novela de la mina con marcado carácter social es Germinal (1885), de Émile Zola; ejemplo de otro tipo de novela, añorante de un pasado arcádico y de los encantos de la vida rural es La aldea perdida (1903), de Armando Palacio Valdés.
En un terreno intermedio, con rasgos narrativos que participan en mayor o menor medida de ambos enfoques, es donde se sitúa la mayoría de las novelas "mineras". En este campo, dos regiones destacan por su producción narrativa ligada a la minería del carbón: Asturias y Gales. En la primera encontramos, entre otras, Compás de espera (1954) de Dolores Medio, Sueño de sombra (1959) de Víctor Alperi y Juan Mollá, Los hombres crecen bajo tierra (1961) de Carlos María Ydígoras, El palacio azul de los ingenieros belgas (2003) de Fulgencio Argüelles, y otras de José María Jove, Mauro Muñiz, César Rubín... (véase Literatura y minas en la España de los siglos XIX y XX, de Benigno Delmiro, 2003). (Por cierto, hace unos días, hablando con Armando Murias, gran conocedor del lenguaje de la mina en Asturias, me señalaba lo poco que del habla de los mineros ha trascendido al lenguaje corriente, si exceptuamos la palabra guaje). Fuera de Asturias sobresale La mina (1960) de Armando López Salinas, modelo del realismo social de la época, inspirada en las condiciones reinantes en la zona carbonífera yde pizarras bituminosas de Puertollano.
En cuanto a tierras galesas, es obligado citar La ciudadela (1937) de A. J. Cronin, Qué verde era mi valle (1939) de Richard Llewellyn, y la "Trilogía Mortymer" (1959-1969) de Alexander Cordell. Un caso aparte es el de la novela El alma de los peces (2001) de Antonio Gómez Rufo que tiene como escenario principal la cuenca de lignitos de Köflach-Voistberg (Austria).

Comentarios

  1. Buena memoria, Jorge. ¿Cómo estás?
    Un fuerte abrazo.
    Antonio Gómez Rufo

    ResponderEliminar
  2. Buena memoria, amigo Jorge. ¿Cómo estás?
    Un fuette abrazo
    Antonio Gómez Rufo

    ResponderEliminar
  3. Gracias por contactar conmigo, Antonio. Suelo guardar memoria si la obra es buena, y la tuya lo es.
    A ver si algún día nos podemos conocer personalmente.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.