Ir al contenido principal

Collins


"Dos hombres perdidos en las inmensidades heladas del Ártico. Uno de ellos, Richard Wardour ha llevado a su joven compañero, Frank Aldersley, a esta atroz situación por un deseo ardiente de venganza. En Inglaterra, una hermosa muchacha, conocedora del secreto de Richard, espera, abatida, noticias de su amado Frank, quien ignora el sentimiento de odio que inspira en aquel. El desenlace de este planteamiento no llegará al lector, absorto en el suspense de la acción, hasta las páginas finales..."
Así reza la contraportada de la edición de En mares helados, de Wilkie Collins, que acaba de sacar la editorial Navona en su colección Reencuentros, en traducción de Rebeca Bouvier y prólogo de un servidor.
La obra teatral The Frozen Deep fue escrita por Collins en 1856 y estrenada el 6 de enero de 1857 en Tavistock House, hogar de su amigo Charles Dickens. La compañía que representó la obra estaba formada enteramente por aficionados y Collins y Dickens se reservaron los papeles de Aldersley y Wardour, respectivamente. Hubo funciones en Londres y otras ciudades de Inglaterra con gran éxito de público; y en 1874, Wilkie Collins convirtió dicha pieza teatral en una novela corta, que es la que ahora ve la luz. En mares helados es una excelente muestra, en pequeño formato, de la habilidad técnica narrativa del autor de La piedra lunar.

Comentarios

  1. Dr. Ordaz , disculpe mi pereza , pero ¿ podría decirnos quién es el autor de la ilustración de la portada ? Verla y sentir escalofríos.

    ResponderEliminar
  2. Ante todo, felicitarte por el prologo.
    La recomendación me parece más que interesante. Espero que llegué a estos rincones tan australes donde me encuentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mir: Según los datos que aparecen en la solapa la ilustración corresponde a "Barco inglés en el Círculo Polar Ártico circa 1876", pero no pone el autor. Habría que preguntar a la editorial.
    Jan: Azaroso viaje, pero esperemos que llegue.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…