Ir al contenido principal

Collins


"Dos hombres perdidos en las inmensidades heladas del Ártico. Uno de ellos, Richard Wardour ha llevado a su joven compañero, Frank Aldersley, a esta atroz situación por un deseo ardiente de venganza. En Inglaterra, una hermosa muchacha, conocedora del secreto de Richard, espera, abatida, noticias de su amado Frank, quien ignora el sentimiento de odio que inspira en aquel. El desenlace de este planteamiento no llegará al lector, absorto en el suspense de la acción, hasta las páginas finales..."
Así reza la contraportada de la edición de En mares helados, de Wilkie Collins, que acaba de sacar la editorial Navona en su colección Reencuentros, en traducción de Rebeca Bouvier y prólogo de un servidor.
La obra teatral The Frozen Deep fue escrita por Collins en 1856 y estrenada el 6 de enero de 1857 en Tavistock House, hogar de su amigo Charles Dickens. La compañía que representó la obra estaba formada enteramente por aficionados y Collins y Dickens se reservaron los papeles de Aldersley y Wardour, respectivamente. Hubo funciones en Londres y otras ciudades de Inglaterra con gran éxito de público; y en 1874, Wilkie Collins convirtió dicha pieza teatral en una novela corta, que es la que ahora ve la luz. En mares helados es una excelente muestra, en pequeño formato, de la habilidad técnica narrativa del autor de La piedra lunar.

Comentarios

  1. Dr. Ordaz , disculpe mi pereza , pero ¿ podría decirnos quién es el autor de la ilustración de la portada ? Verla y sentir escalofríos.

    ResponderEliminar
  2. Ante todo, felicitarte por el prologo.
    La recomendación me parece más que interesante. Espero que llegué a estos rincones tan australes donde me encuentro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Mir: Según los datos que aparecen en la solapa la ilustración corresponde a "Barco inglés en el Círculo Polar Ártico circa 1876", pero no pone el autor. Habría que preguntar a la editorial.
    Jan: Azaroso viaje, pero esperemos que llegue.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…