Ir al contenido principal

Chocolate eléctrico

"Mons. Liphardt, vecino de la ciudad de Konigsberga, capital de la Prusia Ducal, estando preocupado de que el chocolate no podía constituirse eléctrico, a causa de su naturaleza butirosa, acaba de desengañarse de esta ilusión con una nueva experiencia que hizo sobre la pasta recientemente preparada de aquella substancia indiana, descubriendo en ella claros indicios de electricidad. Hallábase una vez entretenido en labrar cierta tarea de cacao para chocolate, y cuando éste había ya dado todas las vueltas que debía recibir en la piedra, formó y separó varios ladrillos calientes, y poniéndoles uno sobre otro les arrimó poco a poco un filamento de seda, el cual no solo se les arrimó y pegó desde una distancia de dos pulgadas a que estaba apartado, sino que lo hizo con gran velocidad, al punto que entró en la esfera de la atracción. Esta experiencia dio gran gusto al citado físico; pero intentando luego sacar una chispa de aquellos ladrillos de chocolate, antes que perdiesen el calor, no hubo forma de promoverla; experimento que le hizo desconfiar del primero en cuanto juzgó que la disposición del aire ambiente no le era favorable; por lo mucho que sin duda influye la atmósfera en la electricidad."

(Extracto de una memoria sobre la electricidad del chocolate; y sobre que la percusión de los cuerpos idioléctricos equivale a su flotación, para excitar en ellos la virtud eléctrica. Por Mons. Liphardt. En: "Espíritu de los mejores diarios literarios que se publican en Europa", Madrid, 24 de enero de 1788)

Comentarios

  1. Genial. Si viviera en nuestros tiempos le habrían dado el Ig-Nobel. Otros se lo han llevado con menos méritos.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. La ciencia también se nutre de estos científicos un tanto frikis que prueban lo improbable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.