Ir al contenido principal

Unamuno y Rizal: silencios

En El País de ayer domingo venía un artículo de Lola Galán, "Unamuno, sin leyenda", a propósito de la publicación de la biografía del escritor vasco escrita por Jean-Claude Rabaté. Al hablar del famoso discurso de Unamuno en Salamanca, ante Millán Astray, el 12 de octubre de 1936, dice Rabaté que nunca se sabrá lo que realmente dijo el escritor. Los historiadores han tratado de reproducir sus palabras de su improvisada intervención, "pero, inexplicablemente ha quedado olvidada durante cuatro décadas la mención a José Rizal, dice Rabaté."
Rizal, silenciado. Cuando preparaba la edición de la novela Noli me tangere del escritor y patriota filipino leí Vida y escritos del Dr. José Rizal (1907), de W. E. Retana, que lleva un epílogo laudatorio de Miguel de Unamuno. Conocía por tanto el interés de Unamuno por Rizal, lo que no sabía era que había tenido el "atrevimiento" de mencionar su nombre aquel Día de la Raza en plena guerra civil.
Pobre Rizal, tan silenciado en nuestro país, especialmente por las dictaduras (de Primo de Rivera y de Franco, no en vano fueron los militares los que lo fusilaron). Cuando en 1992 se reeditó Noli me tangere hacía casi noventa años que no se publicaba en España. Y eso que Rizal escribió en la lengua del imperio.

Comentarios

  1. A José Martí , sino recuerdo mal , la FMT le llegó a dedicar un sello en el 97 , creo . josé Rizal , gran persona , médico y escritor , olvidado mientras tipos como Pemán o Maeztu son ensalzados. Hay tanto de lo que avergonzarse y somos tan chulines...

    ResponderEliminar
  2. Las injusticias son fácilmente olvidadas, a pesar del interés que suscitan ciertos escritores.
    Lástima. Su vida termino trágicamente y quizás nada tenía que ver con la acusación que termino con su vida.
    Paradojas de un pensador en una época donde criticar era casi un suicidio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo con vuestras opiniones.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5/2/10 16:02

    Es curioso cómo en la historia de España que nos dan en la escuela, incidan tanto en las lecciones sobre las colonias americanas y apenas rocen la importancia que tuvo el caso filipino, y cómo se nos ocultan personajes tan importantes como Rizal que influyeron tanto en aquella época. Gracias a su prólogo en Noli me tangere unos cuantos nos hemos percatado de la gravedad de la situación. Espero que el mundo académico español tenga en cuenta este hecho y deje un hueco para transmitirlo a las futuras generaciones. Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Un bizarro y efímero fenómeno

La afición de Faulkner por la aviación fue muy temprana. En julio de 1918 partió hacia Toronto para alistarse como piloto cadete en la rama canadiense de la Royal Air Force. Sin embargo el armisticio llegó sin haber concluido el entrenamiento, lo que no le impidió que regresara a su casa de Oxford con uniforme y contando baladronadas acerca de su participación en combates aéreos en los cielos de Alemania. En los años treinta su afición a los aviones se reforzó. Consiguió una licencia de piloto y se compró  un aeroplano de cabina Waco, participando en varias exhibiciones aéreas.
En febrero de 1934 asistió a la ceremonia de inauguración del aeropuerto Sushan, en Nueva Orleans. La experiencioa vivida durante este viaje forma parte del material utilizado para escribir Pylon, publicada en marzo del año siguiente, poco antes de que muriera en accidente aéreo su hermano menor Dean, piloto acrobático.
Pylon es una obra menor dentro de la producción novelística de Faulkner, pero solo en términ…