Ir al contenido principal

Palau


Melchor de Palau y Catalá (Mataró, 1842-Madrid, 1910) fue catedrático de Geología y Paleontología en la Escuela de Caminos, Canales y Puertos de Madrid. Como poeta Palau se hizo popular con sus libros de coplas de estilo tradicional como Poesías y cantares (1878) y Nuevos cantares (1890). Tal vez el mejor elogio de su quehacer poético sean estras palabras de Clarín: "Ha escrito preciosos cantares que se han confundido con los del pueblo, cantares que yo de niño aprendí de memoria."
Sus poemas de mayor aliento, en los que ensalza con vibrante fervor los progresos de la ciencia y de la técnica, se hallan incluídos en su colección Verdades poéticas (1879). El 16 de octubre de este mismo año, el Ateneo Barcelonés dedicó una velada literaria a don Antonio Cánovas del Castillo, en la que el señor Palau leyó su oda A la Geología ("Geología esplendente,/peana de la historia/que en ti fija la planta prepotente...Tuyo es el sacro fuego/que mantienen incógnitas Vestales/de la tierra en el centro, sin sosiego.) El poema se lo dedicó a su colega y amigo Rogelio Inchaurrandieta, su antecesor en la cátedra de Geología de la Escuela de Caminos.
En el libro de Fernando Sáenz Ridruejo Ingenieros de Caminos del siglo XIX (1990) se recuerda una cuarteta, transmitida oralmente por los estudiantes de la Escuela hasta bien entrado el siglo XX, que dice así:

Los poetas en eu y en au
qué malos que son, redieu
Ejemplos: Catarineu
y Don Melchor de Palau.

Según el siempre benovolente Gerardo Diego, "no le faltó al buen Melchor de Palau sino inventar un ritmo y una poética adecuada a los temas que él mismo propuso".

Comentarios

Entradas populares

Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).