Ir al contenido principal

Palau


Melchor de Palau y Catalá (Mataró, 1842-Madrid, 1910) fue catedrático de Geología y Paleontología en la Escuela de Caminos, Canales y Puertos de Madrid. Como poeta Palau se hizo popular con sus libros de coplas de estilo tradicional como Poesías y cantares (1878) y Nuevos cantares (1890). Tal vez el mejor elogio de su quehacer poético sean estras palabras de Clarín: "Ha escrito preciosos cantares que se han confundido con los del pueblo, cantares que yo de niño aprendí de memoria."
Sus poemas de mayor aliento, en los que ensalza con vibrante fervor los progresos de la ciencia y de la técnica, se hallan incluídos en su colección Verdades poéticas (1879). El 16 de octubre de este mismo año, el Ateneo Barcelonés dedicó una velada literaria a don Antonio Cánovas del Castillo, en la que el señor Palau leyó su oda A la Geología ("Geología esplendente,/peana de la historia/que en ti fija la planta prepotente...Tuyo es el sacro fuego/que mantienen incógnitas Vestales/de la tierra en el centro, sin sosiego.) El poema se lo dedicó a su colega y amigo Rogelio Inchaurrandieta, su antecesor en la cátedra de Geología de la Escuela de Caminos.
En el libro de Fernando Sáenz Ridruejo Ingenieros de Caminos del siglo XIX (1990) se recuerda una cuarteta, transmitida oralmente por los estudiantes de la Escuela hasta bien entrado el siglo XX, que dice así:

Los poetas en eu y en au
qué malos que son, redieu
Ejemplos: Catarineu
y Don Melchor de Palau.

Según el siempre benovolente Gerardo Diego, "no le faltó al buen Melchor de Palau sino inventar un ritmo y una poética adecuada a los temas que él mismo propuso".

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…