Ir al contenido principal

De Selby

¿Retrato de De Selby?

De Selby, científico y filósofo irlandés de saberes enciclopédicos, sostuvo una teoría muy curiosa acerca de la noche. Según él, la oscuridad de la noche, lejos de quedar explicada por la teoría comúnmente aceptada de los movimientos planetarios, se debe a la acumulación de aire negro, producido por ciertas manifestaciones de los volcanes demasiado sutiles para ser detectadas a simple vista. A este aire negro de origen volcánico se añadirían ciertas "lamentables" actividades industriales en las que intervienen tintes vegetales y productos derivados de la manufactura del alquitrán. De Selby argumentaba, además, que el sueño no es sino una sucesión de ataques y pérdidas de conocimiento causadas por una semi-asfixia debida al mencionado aire negro.
Desgraciadamente el sabio irlandés no llegó a desarrollar estas heterodoxas teorías en profundidad. Tampoco Hatchjaw ni Basset, biógrafos del polígrafo, aportan más datos, al igual que el escritor Flann O'Brien, quien a menudo saca a De Selby en las notas a pie de página de su novela El tercer policía (1967).

Comentarios

  1. Bueno, bueno ... Originalísimas hipótesis, aunque me temo que De Selby debió concebirlas tras una noche (negra) con demasiado alcohol.
    Saludos.

    PD: La ciencia está repleta de curiosas historias que no dejan de sorprendernos. Gracias por contarnos algunas de ellas.

    ResponderEliminar
  2. Hoy en día creo hasta sería posible que hubieran adeptos a tales "intrigas maquiavélicas". O tal vez ¿deberíamos llamarlas maquinaciones De Selby?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¿ Y la Guiness ? De Selby sabía la verdad y la ocultó. ..la noche es el oscuro vómito de un bebedor de Guiness , el sueño : desvanecimientos etílicos , la vida una resaca incurable , la muerte el coma final . Este hombre era un filántropo y calló.

    ResponderEliminar
  4. Hoy en día no faltan deselbys con teorías estrafalarias, véase el libro, altamente recomendable, "¿Por qué creemos en cosas raras. Pseudiocienci, superstición y otras confusiones de nuestro tiempo", de Michael Shermer.
    Lo de "maquinaciones De Selby" va muy bien para definir ciertas conspiraciones y complots imaginarios.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cualquiera que lea el artículo, sin saber nada más, hasta podría pensar que De Selby existió de verdad. :P

    ResponderEliminar
  6. De Selby es un personaje del libro El Tercer Policía, de Flann O`Brien

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…