Ir al contenido principal

De Selby

¿Retrato de De Selby?

De Selby, científico y filósofo irlandés de saberes enciclopédicos, sostuvo una teoría muy curiosa acerca de la noche. Según él, la oscuridad de la noche, lejos de quedar explicada por la teoría comúnmente aceptada de los movimientos planetarios, se debe a la acumulación de aire negro, producido por ciertas manifestaciones de los volcanes demasiado sutiles para ser detectadas a simple vista. A este aire negro de origen volcánico se añadirían ciertas "lamentables" actividades industriales en las que intervienen tintes vegetales y productos derivados de la manufactura del alquitrán. De Selby argumentaba, además, que el sueño no es sino una sucesión de ataques y pérdidas de conocimiento causadas por una semi-asfixia debida al mencionado aire negro.
Desgraciadamente el sabio irlandés no llegó a desarrollar estas heterodoxas teorías en profundidad. Tampoco Hatchjaw ni Basset, biógrafos del polígrafo, aportan más datos, al igual que el escritor Flann O'Brien, quien a menudo saca a De Selby en las notas a pie de página de su novela El tercer policía (1967).

Comentarios

  1. Bueno, bueno ... Originalísimas hipótesis, aunque me temo que De Selby debió concebirlas tras una noche (negra) con demasiado alcohol.
    Saludos.

    PD: La ciencia está repleta de curiosas historias que no dejan de sorprendernos. Gracias por contarnos algunas de ellas.

    ResponderEliminar
  2. Hoy en día creo hasta sería posible que hubieran adeptos a tales "intrigas maquiavélicas". O tal vez ¿deberíamos llamarlas maquinaciones De Selby?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¿ Y la Guiness ? De Selby sabía la verdad y la ocultó. ..la noche es el oscuro vómito de un bebedor de Guiness , el sueño : desvanecimientos etílicos , la vida una resaca incurable , la muerte el coma final . Este hombre era un filántropo y calló.

    ResponderEliminar
  4. Hoy en día no faltan deselbys con teorías estrafalarias, véase el libro, altamente recomendable, "¿Por qué creemos en cosas raras. Pseudiocienci, superstición y otras confusiones de nuestro tiempo", de Michael Shermer.
    Lo de "maquinaciones De Selby" va muy bien para definir ciertas conspiraciones y complots imaginarios.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cualquiera que lea el artículo, sin saber nada más, hasta podría pensar que De Selby existió de verdad. :P

    ResponderEliminar
  6. De Selby es un personaje del libro El Tercer Policía, de Flann O`Brien

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.