Ir al contenido principal

De Selby

¿Retrato de De Selby?

De Selby, científico y filósofo irlandés de saberes enciclopédicos, sostuvo una teoría muy curiosa acerca de la noche. Según él, la oscuridad de la noche, lejos de quedar explicada por la teoría comúnmente aceptada de los movimientos planetarios, se debe a la acumulación de aire negro, producido por ciertas manifestaciones de los volcanes demasiado sutiles para ser detectadas a simple vista. A este aire negro de origen volcánico se añadirían ciertas "lamentables" actividades industriales en las que intervienen tintes vegetales y productos derivados de la manufactura del alquitrán. De Selby argumentaba, además, que el sueño no es sino una sucesión de ataques y pérdidas de conocimiento causadas por una semi-asfixia debida al mencionado aire negro.
Desgraciadamente el sabio irlandés no llegó a desarrollar estas heterodoxas teorías en profundidad. Tampoco Hatchjaw ni Basset, biógrafos del polígrafo, aportan más datos, al igual que el escritor Flann O'Brien, quien a menudo saca a De Selby en las notas a pie de página de su novela El tercer policía (1967).

Comentarios

  1. Bueno, bueno ... Originalísimas hipótesis, aunque me temo que De Selby debió concebirlas tras una noche (negra) con demasiado alcohol.
    Saludos.

    PD: La ciencia está repleta de curiosas historias que no dejan de sorprendernos. Gracias por contarnos algunas de ellas.

    ResponderEliminar
  2. Hoy en día creo hasta sería posible que hubieran adeptos a tales "intrigas maquiavélicas". O tal vez ¿deberíamos llamarlas maquinaciones De Selby?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. ¿ Y la Guiness ? De Selby sabía la verdad y la ocultó. ..la noche es el oscuro vómito de un bebedor de Guiness , el sueño : desvanecimientos etílicos , la vida una resaca incurable , la muerte el coma final . Este hombre era un filántropo y calló.

    ResponderEliminar
  4. Hoy en día no faltan deselbys con teorías estrafalarias, véase el libro, altamente recomendable, "¿Por qué creemos en cosas raras. Pseudiocienci, superstición y otras confusiones de nuestro tiempo", de Michael Shermer.
    Lo de "maquinaciones De Selby" va muy bien para definir ciertas conspiraciones y complots imaginarios.
    Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  5. Cualquiera que lea el artículo, sin saber nada más, hasta podría pensar que De Selby existió de verdad. :P

    ResponderEliminar
  6. De Selby es un personaje del libro El Tercer Policía, de Flann O`Brien

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.