Ir al contenido principal

Alun Lewis

Retrato de Alun Lewis por John Petts,
incluido en el libro In The Green Tree
(George Allen & Unwin Ltd, 1948)

De los poetas británicos que produjo la II Guerra Mundial, el galés Alun Lewis (1815-1944) es sin duda uno de los mejores, si no el mejor. Sin embargo, su fama ha quedado oscurecida por otros poetas contemporáneos, no digamos por la enorme sombra de su paisano Dylan Thomas.
Lewis se dio a conocer con un libro de relatos a principios de los años cuarenta del pasado siglo, pero su nombre comenzó a ser tenido en cuenta a partir de su primer libro de poemas, Raiders's Dawn (1942), publicado cuando su autor estaba ya alistado en el Ejército y destinado en la India. Póstumamente se publicaría otro poemario, Ha¡ Ha¡ Among the Trumpets (1945), con una introducción de Robert Graves, que acabó de consagrarle como una de las mejores voces de su generación.
Posteriormente saldría el libro In The Green Tree (1948), que contiene media docena de relatos, así como una selección de cartas enviadas a su familia desde el frente. Es a través de estas cartas, íntimas, directas y conmovedoras, que podemos entrever los perfiles de su personalidad y entender mejor las situaciones y estados de ánimo que le condujeron a la escritura de sus poemas.
Alun Lewis murió en Birmania, en 1944. Fue encontrado muerto de un disparo en la cabeza, cerca de las letrinas de los oficiales. Junto al cuerpo, su revólver. Una investigación posterior dictaminó que fue una muerte accidental.
Lewis escribió a su mujer hasta poco antes de morir. El último párrafo de la última carta incluida en el citado libro dice así: "Perdona, tengo que irme. Y Dios esté en nuestras cabezas y en nuestros ojos y en nuestro entendimiento. Cómprame una máquina de escribir cuando alguien tenga una para vender, y yo te compraré una hermosa hermosa esmeralda o quizá un zafiro o quizá algo que ninguno de los dos sabe. "

Comentarios

  1. Hermosa semblanza. Sólo se echa de menos algún poema suyo.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José Luis. Más adelante ya colgaré algún poema suyo. Esto es para abrir boca. En Youtube hay recreaciones virtuales de Alun Lewis recitando sus poemas. Te sugiero: Alun Lewis "Song" WW2 Poem Animation Movie, en el que quien pone la voz es ¡nada menos que Dylan Thomas!
    A propósito: El viernes pasado estuve escuchando a Roger Wolfe en el Aula de las Metáforas de Grado. Después de leer una selección de sus poemas, cerró el acto leyendo un fragmento de los "Cuatro Cuartetos" de Eliot. A la salida me comentó que aquí, al contrario que en Inglaterra, no existe la tradición de recitales en los que poetas lean poemas de otros poetas. Y es una pena. A mi, por ejemplo, me hubiese gustado escuchar a Gil de Biedma leyendo a Auden, por ejemplo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo alguna vez leo poemas de otros que me gustan. Pero raramente, porque suele chocar.
    Buen poeta, Wolfe.
    Buscaré en Youtube ese recital.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. Puede ser que se volara la cabeza aburrido de su larga vida. De todas formas es una indecencia que el ejército británico movilizara a ancianos centenarios aunque fuera para repartir papel higiénico en el frente birmano. Seguro que sólo lo hicieron con los galeses.

    ResponderEliminar
  5. Las miserias de la guerra, Gwynn. Y siguen...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Código de señales

Inmersos como estamos estos días en un clima espeso y desagrable de enfrentamientos, confrontaciones y choques de trenes, sería deseable que las partes en conficto aceptaran unas mínimas normas de conducta a fin de evitar daños innecesarios al resto de ciudadanos. Podrían atenerse, por ejemplo, al antiguo Reglamento de señales de la Red Nacional de los Ferrocarriles Españoles, publicado en 1949 en 1948 y que constituye un modelo de claridad y precisión.  Según dicho reglamento, lo primero y principal (Capítulo Primero, "Generalidades") consiste en que: Todos los agentes, cualquiera que sea su categoría, deben obediencia absoluta e inmediata a las señales.    Lo segundo, también de obligado cumplimiento, es la "marcha a la vista": La "marcha a la vista" impone al Maquinista la obligación de ir observando la vía con la máxima atención y de regular la velocidad del manera que pueda detenerlo ante cualquier obstáculo o señal de alto . Entre las señales más imp

Casa de postas

  El día 1 de enero de 1868 los hermanos Goncourt escriben en su Diario :  ¡Vamos, un nuevo año... Todavía una casa de postas, según la expresión de Byron, donde los destinos cambian de caballos! Y a esta casa de postas hemos llegado físicamente agotados, anímicamente hartos, con las mascarillas puestas y el distanciamiento obligado. Sin podernos saludar o abrazar como es debido y con todas las dudas del mundo acerca de lo que nos deparará el futuro más inmediato. Por desgracia, no estamos todos. Faltan viajeros. Porque a lo largo del camino nos han dejado seres queridos, familiares, amigos, a los que siempre echaremos de menos. A ellos nuestro recuerdo emocionado.    Aún así, aquí estamos. A la espera de que lleguen los caballos de refresco. Dispuestos a emprender un nuevo trayecto e impacientes por abandonar este año infausto que ahora termina. Eso sí, aferrados con firmeza a una vaga esperanza y deseando, con más fuerza que nunca, que el nuevo año sea mucho mejor y más saludable.