Ir al contenido principal

Alun Lewis

Retrato de Alun Lewis por John Petts,
incluido en el libro In The Green Tree
(George Allen & Unwin Ltd, 1948)

De los poetas británicos que produjo la II Guerra Mundial, el galés Alun Lewis (1815-1944) es sin duda uno de los mejores, si no el mejor. Sin embargo, su fama ha quedado oscurecida por otros poetas contemporáneos, no digamos por la enorme sombra de su paisano Dylan Thomas.
Lewis se dio a conocer con un libro de relatos a principios de los años cuarenta del pasado siglo, pero su nombre comenzó a ser tenido en cuenta a partir de su primer libro de poemas, Raiders's Dawn (1942), publicado cuando su autor estaba ya alistado en el Ejército y destinado en la India. Póstumamente se publicaría otro poemario, Ha¡ Ha¡ Among the Trumpets (1945), con una introducción de Robert Graves, que acabó de consagrarle como una de las mejores voces de su generación.
Posteriormente saldría el libro In The Green Tree (1948), que contiene media docena de relatos, así como una selección de cartas enviadas a su familia desde el frente. Es a través de estas cartas, íntimas, directas y conmovedoras, que podemos entrever los perfiles de su personalidad y entender mejor las situaciones y estados de ánimo que le condujeron a la escritura de sus poemas.
Alun Lewis murió en Birmania, en 1944. Fue encontrado muerto de un disparo en la cabeza, cerca de las letrinas de los oficiales. Junto al cuerpo, su revólver. Una investigación posterior dictaminó que fue una muerte accidental.
Lewis escribió a su mujer hasta poco antes de morir. El último párrafo de la última carta incluida en el citado libro dice así: "Perdona, tengo que irme. Y Dios esté en nuestras cabezas y en nuestros ojos y en nuestro entendimiento. Cómprame una máquina de escribir cuando alguien tenga una para vender, y yo te compraré una hermosa hermosa esmeralda o quizá un zafiro o quizá algo que ninguno de los dos sabe. "

Comentarios

  1. Hermosa semblanza. Sólo se echa de menos algún poema suyo.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José Luis. Más adelante ya colgaré algún poema suyo. Esto es para abrir boca. En Youtube hay recreaciones virtuales de Alun Lewis recitando sus poemas. Te sugiero: Alun Lewis "Song" WW2 Poem Animation Movie, en el que quien pone la voz es ¡nada menos que Dylan Thomas!
    A propósito: El viernes pasado estuve escuchando a Roger Wolfe en el Aula de las Metáforas de Grado. Después de leer una selección de sus poemas, cerró el acto leyendo un fragmento de los "Cuatro Cuartetos" de Eliot. A la salida me comentó que aquí, al contrario que en Inglaterra, no existe la tradición de recitales en los que poetas lean poemas de otros poetas. Y es una pena. A mi, por ejemplo, me hubiese gustado escuchar a Gil de Biedma leyendo a Auden, por ejemplo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo alguna vez leo poemas de otros que me gustan. Pero raramente, porque suele chocar.
    Buen poeta, Wolfe.
    Buscaré en Youtube ese recital.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. Puede ser que se volara la cabeza aburrido de su larga vida. De todas formas es una indecencia que el ejército británico movilizara a ancianos centenarios aunque fuera para repartir papel higiénico en el frente birmano. Seguro que sólo lo hicieron con los galeses.

    ResponderEliminar
  5. Las miserias de la guerra, Gwynn. Y siguen...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).