Ir al contenido principal

Alun Lewis

Retrato de Alun Lewis por John Petts,
incluido en el libro In The Green Tree
(George Allen & Unwin Ltd, 1948)

De los poetas británicos que produjo la II Guerra Mundial, el galés Alun Lewis (1815-1944) es sin duda uno de los mejores, si no el mejor. Sin embargo, su fama ha quedado oscurecida por otros poetas contemporáneos, no digamos por la enorme sombra de su paisano Dylan Thomas.
Lewis se dio a conocer con un libro de relatos a principios de los años cuarenta del pasado siglo, pero su nombre comenzó a ser tenido en cuenta a partir de su primer libro de poemas, Raiders's Dawn (1942), publicado cuando su autor estaba ya alistado en el Ejército y destinado en la India. Póstumamente se publicaría otro poemario, Ha¡ Ha¡ Among the Trumpets (1945), con una introducción de Robert Graves, que acabó de consagrarle como una de las mejores voces de su generación.
Posteriormente saldría el libro In The Green Tree (1948), que contiene media docena de relatos, así como una selección de cartas enviadas a su familia desde el frente. Es a través de estas cartas, íntimas, directas y conmovedoras, que podemos entrever los perfiles de su personalidad y entender mejor las situaciones y estados de ánimo que le condujeron a la escritura de sus poemas.
Alun Lewis murió en Birmania, en 1944. Fue encontrado muerto de un disparo en la cabeza, cerca de las letrinas de los oficiales. Junto al cuerpo, su revólver. Una investigación posterior dictaminó que fue una muerte accidental.
Lewis escribió a su mujer hasta poco antes de morir. El último párrafo de la última carta incluida en el citado libro dice así: "Perdona, tengo que irme. Y Dios esté en nuestras cabezas y en nuestros ojos y en nuestro entendimiento. Cómprame una máquina de escribir cuando alguien tenga una para vender, y yo te compraré una hermosa hermosa esmeralda o quizá un zafiro o quizá algo que ninguno de los dos sabe. "

Comentarios

  1. Hermosa semblanza. Sólo se echa de menos algún poema suyo.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José Luis. Más adelante ya colgaré algún poema suyo. Esto es para abrir boca. En Youtube hay recreaciones virtuales de Alun Lewis recitando sus poemas. Te sugiero: Alun Lewis "Song" WW2 Poem Animation Movie, en el que quien pone la voz es ¡nada menos que Dylan Thomas!
    A propósito: El viernes pasado estuve escuchando a Roger Wolfe en el Aula de las Metáforas de Grado. Después de leer una selección de sus poemas, cerró el acto leyendo un fragmento de los "Cuatro Cuartetos" de Eliot. A la salida me comentó que aquí, al contrario que en Inglaterra, no existe la tradición de recitales en los que poetas lean poemas de otros poetas. Y es una pena. A mi, por ejemplo, me hubiese gustado escuchar a Gil de Biedma leyendo a Auden, por ejemplo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo alguna vez leo poemas de otros que me gustan. Pero raramente, porque suele chocar.
    Buen poeta, Wolfe.
    Buscaré en Youtube ese recital.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  4. Puede ser que se volara la cabeza aburrido de su larga vida. De todas formas es una indecencia que el ejército británico movilizara a ancianos centenarios aunque fuera para repartir papel higiénico en el frente birmano. Seguro que sólo lo hicieron con los galeses.

    ResponderEliminar
  5. Las miserias de la guerra, Gwynn. Y siguen...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.