Ir al contenido principal

Max Beerbohm

Max Beerbohm en 1951

Max Beerbohm (1872-1956) se dio a conocer como caricaturista y humorista en la década de 1890, sobre todo en la revista The Yellow Book, cuyo editor artístico era el dibujante e ilustrador Aubrey Beardsley. Beerbohm estuvo muy ligado al teatro (su hermanastro era el afamado actor Herbert Beerbohm Tree) y como crítico teatral sucedió a George Bernard Shaw en el Saturday Review.
A partir de su casamiento con la actriz norteamericana Florence Kahn fijó su residencia en Rapallo, en la Riviera italiana. En esta época publica dos de sus mejores obras: Zuleika Dobson (1911), su única novela, y Seven Men (1919), que contiene el relato fantástico "Enoch Soames", que tanto le gustaba a Borges. (Nota para aficionados a las coincidencias: Beerbohm, Beardsley y Borges nacieron un 24 de agosto; el mismo día que el que esto escribe.)
Beerbohm no dejó escritas sus memorias, pero por sus numerosas cartas conocemos muchos rasgos de su personalidad -culto, dandi, brillante conversador e inevetablemente witty-, así como sus peculiares opiniones sobre libros y personas ("¿Ha visto alguna vez -le escribe a G.B.S.- un pudín de arroz frío derramado en la acera de Gower Street? Yo no. Pero parece el símil perfecto para describir la escritura de H. G. Wells".)
Beerbohm pertenece a la estirpe de escritores, cada vez más rara, cuya obra -sustentada en la inteligencia, la elegancia y el sentido del humor- constituye una forma civilizada de comunicación y un efectivo antídoto contra la ramplonería y la vulgaridad.

Comentarios

  1. "Enoch Soames" es uno de los mejores relatos que haya leído en toda mi vida. Por cierto, el personaje del artista que hace el retrato ¿no está inspirado precisamente en Beardsley?
    En una prosa dedicada a Marilyn Monroe, Truman Capote menciona que su profesora de interpretación, Constance Collier, estuvo casada con Beerbohm, un dato que no he visto repetido en ninguna otra parte. Extraños caminos que llevan al pobre Soames muy cerca de Marilyn.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Por lo que yo sé, hacia 1903 Max Beerbohm formó parte como actor de la compañía de su hermanastro Beerbohm Tree. Allí conoció a la joven actriz Constance Collier, con la que tuvo un affair. Pero nunca se casaron. Sí es cierto que la Collier dio algunas clases de interpretación a Marilyn Monroe cuando el rodaje de Los caballeros las prefieren rubias.
    (José Luis, enhorabuena por tu nuevo libro de poemas, que espero leer pronto)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…