Ir al contenido principal

Max Beerbohm

Max Beerbohm en 1951

Max Beerbohm (1872-1956) se dio a conocer como caricaturista y humorista en la década de 1890, sobre todo en la revista The Yellow Book, cuyo editor artístico era el dibujante e ilustrador Aubrey Beardsley. Beerbohm estuvo muy ligado al teatro (su hermanastro era el afamado actor Herbert Beerbohm Tree) y como crítico teatral sucedió a George Bernard Shaw en el Saturday Review.
A partir de su casamiento con la actriz norteamericana Florence Kahn fijó su residencia en Rapallo, en la Riviera italiana. En esta época publica dos de sus mejores obras: Zuleika Dobson (1911), su única novela, y Seven Men (1919), que contiene el relato fantástico "Enoch Soames", que tanto le gustaba a Borges. (Nota para aficionados a las coincidencias: Beerbohm, Beardsley y Borges nacieron un 24 de agosto; el mismo día que el que esto escribe.)
Beerbohm no dejó escritas sus memorias, pero por sus numerosas cartas conocemos muchos rasgos de su personalidad -culto, dandi, brillante conversador e inevetablemente witty-, así como sus peculiares opiniones sobre libros y personas ("¿Ha visto alguna vez -le escribe a G.B.S.- un pudín de arroz frío derramado en la acera de Gower Street? Yo no. Pero parece el símil perfecto para describir la escritura de H. G. Wells".)
Beerbohm pertenece a la estirpe de escritores, cada vez más rara, cuya obra -sustentada en la inteligencia, la elegancia y el sentido del humor- constituye una forma civilizada de comunicación y un efectivo antídoto contra la ramplonería y la vulgaridad.

Comentarios

  1. "Enoch Soames" es uno de los mejores relatos que haya leído en toda mi vida. Por cierto, el personaje del artista que hace el retrato ¿no está inspirado precisamente en Beardsley?
    En una prosa dedicada a Marilyn Monroe, Truman Capote menciona que su profesora de interpretación, Constance Collier, estuvo casada con Beerbohm, un dato que no he visto repetido en ninguna otra parte. Extraños caminos que llevan al pobre Soames muy cerca de Marilyn.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Por lo que yo sé, hacia 1903 Max Beerbohm formó parte como actor de la compañía de su hermanastro Beerbohm Tree. Allí conoció a la joven actriz Constance Collier, con la que tuvo un affair. Pero nunca se casaron. Sí es cierto que la Collier dio algunas clases de interpretación a Marilyn Monroe cuando el rodaje de Los caballeros las prefieren rubias.
    (José Luis, enhorabuena por tu nuevo libro de poemas, que espero leer pronto)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Mayo del 68: Una visión

"Estoy convencido de que de no haber sido bueno el tiempo reinante durante el mes de mayo, la revolución no se hubiera podido hacer. Quizás se hubiera reducido a unas cuantas escaramuzas. La lluvia y el frío suelen atenuar los ánimos revolucionarios más que ninguna otra cosa. Sé que esto podrá resultar cínico, pero yo creo que es verdad. La policía de París también compartía mi opinión.  Tengo entendido que los oficiales de la Prefectura se reunían todos los días para estar al corriente de los boletines meteorológicos." Quien así habla es el periodista Jack Hartley, narrador y uno de los protagonistas de la novela El alegre mes de mayo (1971), del escritor estadounidense James Jones.
No es el famoso autor de novelas como De aquí a la eternidad o Como un torrente un nombre que se suela asociar a los hechos de mayo de 1968. No obstante, fue uno de los pocos escritores norteamericanos que, a poco de suceder los hechos, decidió novelarlos. (Otro autor fue su compatriota Frank Y…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.