Ir al contenido principal

Max Beerbohm

Max Beerbohm en 1951

Max Beerbohm (1872-1956) se dio a conocer como caricaturista y humorista en la década de 1890, sobre todo en la revista The Yellow Book, cuyo editor artístico era el dibujante e ilustrador Aubrey Beardsley. Beerbohm estuvo muy ligado al teatro (su hermanastro era el afamado actor Herbert Beerbohm Tree) y como crítico teatral sucedió a George Bernard Shaw en el Saturday Review.
A partir de su casamiento con la actriz norteamericana Florence Kahn fijó su residencia en Rapallo, en la Riviera italiana. En esta época publica dos de sus mejores obras: Zuleika Dobson (1911), su única novela, y Seven Men (1919), que contiene el relato fantástico "Enoch Soames", que tanto le gustaba a Borges. (Nota para aficionados a las coincidencias: Beerbohm, Beardsley y Borges nacieron un 24 de agosto; el mismo día que el que esto escribe.)
Beerbohm no dejó escritas sus memorias, pero por sus numerosas cartas conocemos muchos rasgos de su personalidad -culto, dandi, brillante conversador e inevetablemente witty-, así como sus peculiares opiniones sobre libros y personas ("¿Ha visto alguna vez -le escribe a G.B.S.- un pudín de arroz frío derramado en la acera de Gower Street? Yo no. Pero parece el símil perfecto para describir la escritura de H. G. Wells".)
Beerbohm pertenece a la estirpe de escritores, cada vez más rara, cuya obra -sustentada en la inteligencia, la elegancia y el sentido del humor- constituye una forma civilizada de comunicación y un efectivo antídoto contra la ramplonería y la vulgaridad.

Comentarios

  1. "Enoch Soames" es uno de los mejores relatos que haya leído en toda mi vida. Por cierto, el personaje del artista que hace el retrato ¿no está inspirado precisamente en Beardsley?
    En una prosa dedicada a Marilyn Monroe, Truman Capote menciona que su profesora de interpretación, Constance Collier, estuvo casada con Beerbohm, un dato que no he visto repetido en ninguna otra parte. Extraños caminos que llevan al pobre Soames muy cerca de Marilyn.
    Un abrazo.
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Por lo que yo sé, hacia 1903 Max Beerbohm formó parte como actor de la compañía de su hermanastro Beerbohm Tree. Allí conoció a la joven actriz Constance Collier, con la que tuvo un affair. Pero nunca se casaron. Sí es cierto que la Collier dio algunas clases de interpretación a Marilyn Monroe cuando el rodaje de Los caballeros las prefieren rubias.
    (José Luis, enhorabuena por tu nuevo libro de poemas, que espero leer pronto)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta