Ir al contenido principal

Garcia Villa

José Garcia Villa (1908-1997)

De todos los poetas filipinos de la primera mitad del siglo XX que escribieron en inglés, sin duda fue el manilense José Garcia Villa el que mejor supo integrarse en la corriente más experimental del "modernismo". Aunque empezó escribiendo relatos cortos en la estela de Sherwood Anderson, a partir de la publicación de su primer libro de poemas en 1939 se dedicó preferentemente a la poesía. Por entonces Garcia Villa residía en Estados Unidos, donde había estudiado en las universidades de Nuevo México y Columbia.
Tuvo la suerte de que sus poemarios Have Come, Am Here (1942) y Volume Two (1949) fueran entusiásticamente acogidos por los popes de la modernidad, lo que significó su espaldarazo internacional. En estos libros Villa puso en práctica su peculiar arte poética que implicaba, entre otros artificios formales, la llamada "consonancia invertida" (es decir, se invierten las últimas consonantes sonoras de la última sílaba, o las últimas consonantes principales de una palabra; así "light" rima con "tall", "tale", "steal", etc.)
También fue conocido como "el poeta de las comas", por el abundante uso que hacía de este signo de puntuación. Verbigracia, en este breve poema:

A, piece, of, coffe, a, piece, of, rose,
That's, all, for, breakfast, that's, all!

Su poema más celebrado, "The Anchored Angel", tiene 57 versos y 271 comas. Para Villa, las comas eran "parte integral y esencial del medio poético."
También le gustaban los paréntesis:

(Up) (in) (the) (tree)
(Whose) (eyes) (ate) (blue) ...

No es extraño que José Garcia Villa estuviera en el homenaje que la librería Gotham Book Mart de Nueva York dio a los hermanos Sitwell. Dame Edith Sitwell había prologado una selección de sus poemas y había dicho en el prefacio: "Los mejores de estos poemas están entre los más bellos escritos en nuestro tiempo."

Comentarios

  1. Si ignoramos olímpicamente a tantos poetas latinoaméricanos , a los filipinos puede que inconscientemente los consideremos un pueblo ágrafo.
    ¿ Sabe si se ha traducido a José Sionil al castellano ?

    ResponderEliminar
  2. En 2003 la editorial Maeva empezó a publicar el ciclo "La Saga de Rosales", del escritor filipino F. Sionil José, compuesto de cinco novelas, en inglés. Me consta que salieron las tres primeras: Anocecer, El árbol de la esperanza y Mi hermano, mi enemigo; pero no sé si la pentalogía se llegó a terminar.
    La literatura filipina, Tanto la escrita en su día en castellano, como la actual en inglés y en otros lenguas nativas, es lamentablemente una gran desconocida.

    ResponderEliminar
  3. Desconozco completamente tanto al autor como la literatura del país. Tendré que enmendar mi distanciamiento con ella y sus autores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Suerte, Jan, en tus pesquisas literarias filipinas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta