Ir al contenido principal

Garcia Villa

José Garcia Villa (1908-1997)

De todos los poetas filipinos de la primera mitad del siglo XX que escribieron en inglés, sin duda fue el manilense José Garcia Villa el que mejor supo integrarse en la corriente más experimental del "modernismo". Aunque empezó escribiendo relatos cortos en la estela de Sherwood Anderson, a partir de la publicación de su primer libro de poemas en 1939 se dedicó preferentemente a la poesía. Por entonces Garcia Villa residía en Estados Unidos, donde había estudiado en las universidades de Nuevo México y Columbia.
Tuvo la suerte de que sus poemarios Have Come, Am Here (1942) y Volume Two (1949) fueran entusiásticamente acogidos por los popes de la modernidad, lo que significó su espaldarazo internacional. En estos libros Villa puso en práctica su peculiar arte poética que implicaba, entre otros artificios formales, la llamada "consonancia invertida" (es decir, se invierten las últimas consonantes sonoras de la última sílaba, o las últimas consonantes principales de una palabra; así "light" rima con "tall", "tale", "steal", etc.)
También fue conocido como "el poeta de las comas", por el abundante uso que hacía de este signo de puntuación. Verbigracia, en este breve poema:

A, piece, of, coffe, a, piece, of, rose,
That's, all, for, breakfast, that's, all!

Su poema más celebrado, "The Anchored Angel", tiene 57 versos y 271 comas. Para Villa, las comas eran "parte integral y esencial del medio poético."
También le gustaban los paréntesis:

(Up) (in) (the) (tree)
(Whose) (eyes) (ate) (blue) ...

No es extraño que José Garcia Villa estuviera en el homenaje que la librería Gotham Book Mart de Nueva York dio a los hermanos Sitwell. Dame Edith Sitwell había prologado una selección de sus poemas y había dicho en el prefacio: "Los mejores de estos poemas están entre los más bellos escritos en nuestro tiempo."

Comentarios

  1. Si ignoramos olímpicamente a tantos poetas latinoaméricanos , a los filipinos puede que inconscientemente los consideremos un pueblo ágrafo.
    ¿ Sabe si se ha traducido a José Sionil al castellano ?

    ResponderEliminar
  2. En 2003 la editorial Maeva empezó a publicar el ciclo "La Saga de Rosales", del escritor filipino F. Sionil José, compuesto de cinco novelas, en inglés. Me consta que salieron las tres primeras: Anocecer, El árbol de la esperanza y Mi hermano, mi enemigo; pero no sé si la pentalogía se llegó a terminar.
    La literatura filipina, Tanto la escrita en su día en castellano, como la actual en inglés y en otros lenguas nativas, es lamentablemente una gran desconocida.

    ResponderEliminar
  3. Desconozco completamente tanto al autor como la literatura del país. Tendré que enmendar mi distanciamiento con ella y sus autores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Suerte, Jan, en tus pesquisas literarias filipinas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.