Ir al contenido principal

Garcia Villa

José Garcia Villa (1908-1997)

De todos los poetas filipinos de la primera mitad del siglo XX que escribieron en inglés, sin duda fue el manilense José Garcia Villa el que mejor supo integrarse en la corriente más experimental del "modernismo". Aunque empezó escribiendo relatos cortos en la estela de Sherwood Anderson, a partir de la publicación de su primer libro de poemas en 1939 se dedicó preferentemente a la poesía. Por entonces Garcia Villa residía en Estados Unidos, donde había estudiado en las universidades de Nuevo México y Columbia.
Tuvo la suerte de que sus poemarios Have Come, Am Here (1942) y Volume Two (1949) fueran entusiásticamente acogidos por los popes de la modernidad, lo que significó su espaldarazo internacional. En estos libros Villa puso en práctica su peculiar arte poética que implicaba, entre otros artificios formales, la llamada "consonancia invertida" (es decir, se invierten las últimas consonantes sonoras de la última sílaba, o las últimas consonantes principales de una palabra; así "light" rima con "tall", "tale", "steal", etc.)
También fue conocido como "el poeta de las comas", por el abundante uso que hacía de este signo de puntuación. Verbigracia, en este breve poema:

A, piece, of, coffe, a, piece, of, rose,
That's, all, for, breakfast, that's, all!

Su poema más celebrado, "The Anchored Angel", tiene 57 versos y 271 comas. Para Villa, las comas eran "parte integral y esencial del medio poético."
También le gustaban los paréntesis:

(Up) (in) (the) (tree)
(Whose) (eyes) (ate) (blue) ...

No es extraño que José Garcia Villa estuviera en el homenaje que la librería Gotham Book Mart de Nueva York dio a los hermanos Sitwell. Dame Edith Sitwell había prologado una selección de sus poemas y había dicho en el prefacio: "Los mejores de estos poemas están entre los más bellos escritos en nuestro tiempo."

Comentarios

  1. Si ignoramos olímpicamente a tantos poetas latinoaméricanos , a los filipinos puede que inconscientemente los consideremos un pueblo ágrafo.
    ¿ Sabe si se ha traducido a José Sionil al castellano ?

    ResponderEliminar
  2. En 2003 la editorial Maeva empezó a publicar el ciclo "La Saga de Rosales", del escritor filipino F. Sionil José, compuesto de cinco novelas, en inglés. Me consta que salieron las tres primeras: Anocecer, El árbol de la esperanza y Mi hermano, mi enemigo; pero no sé si la pentalogía se llegó a terminar.
    La literatura filipina, Tanto la escrita en su día en castellano, como la actual en inglés y en otros lenguas nativas, es lamentablemente una gran desconocida.

    ResponderEliminar
  3. Desconozco completamente tanto al autor como la literatura del país. Tendré que enmendar mi distanciamiento con ella y sus autores.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Suerte, Jan, en tus pesquisas literarias filipinas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.