Ir al contenido principal

Verano mix

Como todos los veranos, ha habido un poco de todo. De lo que más, calor. Mucho calor. He leído y he escrito, pero no demasiado. Ante todo, descanso, tranquilidad y buenos alimentos. Este agosto, en la costa tarraconense, no hemos tenido plaga de medusas, pero sí ejércitos de mosquitos "tigre" que han asediado al personal. Confirmo que se han dado un festín a mi costa, a pesar de intentar disuadirlos con repelentes. Por lo demás, las playas, llenas; las fiestas mayores de los pueblos, llenas; las carreteras, llenas. ¿Crisis? Tal vez. Leí un sondeo en el que se decía que los españolles eran los europeos que se sentían más felices. Tal vez. Afortunadamente, no ha habido grandes catástrofes, salvo algunos incendios y ciertas declaraciones de políticos. Tampoco ha habido "serpiente de verano". Con cierta nostalgia he recordado cuando en La Vanguardia salían cada día cartas al director asegurando haber observado un ave gigantesca volando en el caliginoso cielo de Barcelona. Este agosto ha habido un amago de polémica en torno a la necesidad o no de leer a Larsson -el escritor del verano, sin duda- pero no pasó a mayores. En fin, calor, mosquitos, siesta: verano.

Comentarios

  1. En este mes todo lo que acontece parece no tener la misma dimensión que en cualquier otro mes del año.
    Feliz regreso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues yo he aprovechado entre otras cosas para leerle a usted . La perla de Oriente , sacada de la biblioteca pública de Tarragona por cierto, a ver si hemos sido paisanos temporales... que honor. Por cierto La perla me gustó mucho. Me alegra que esté de vuelta Dr. Ordaz.

    ResponderEliminar
  3. Gracias,Diario de Rayuela y Jan Puerta. Amigo Arcadi: Sí, he estado en Tarragona este agosto, paseando por sus calles del casco antiguo. Quién sabe si nos hemos cruzado por la calle.
    Gracias por escoger La Perla del Oriente como lectura este verano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.