Ir al contenido principal

Antonio Rabinad

Antonio Rabinad Muniesa (1927-2009)
Foto extraída de la reedición (1971), por Seix Barral,
de su primera novela Los contactos furtivos

Solía verle los domingos por la mañana, en el Mercat de Sant Antoni, en su puesto de libros de segunda mano. Me paraba un rato y hablábamos de literatura. En junio ya no lo vi; el domingo 23 de agosto, tampoco. Hoy me entero de que ha muerto.
Me es difícil hablar de él ahora porque además de un escritor al que admiraba era mi amigo. Cuando le conocí me dio unos cuantos consejos sobre escritura que he procurado tener en cuenta. El principal fue que escribiera siempre lo que realmente me gustase y que lo hiciese como yo quisiese, sin preocuparme de tendencias ni modas. Él fue el primero en aplicarse el cuento, aún a costa de convertirse en un escritor bien valorado, pero menos reconocido de lo que debería ser.
A quienes no hayan leído nada de Rabinad les recomiendo sus novelas Los contactos furtivos (1955), Marco en el sueño (1969) y, especialmente, Memento mori (1983), en mi opinión su mejor novela. Asimismo, tengo en gran aprecio la novela breve La transparencia (1986) y el relato autobiográfico El niño asombrado (1987). Quien quiera saber sobre su vida debe leer su libro de memorias El hombre indigno (2000).
El paisaje narrativo y sentimental de Antonio Rabinad es El Clot de Barcelona, su barrio natal, y también el de mis abuelos maternos; un barrio de gentes humildes y trabajadoras que en su día conocí bastante bien. Tal vez por eso sus novelas siempre me han llegado de un modo más cercano y personal que las de otros narradores barceloneses.
Leo en su esquela la siguiente frase: Vivimos en el centro de un infierno, cada instante del cual es un milagro.
Descanse en paz.

Comentarios

  1. Gracias, Jorge, por acordarte de Antonio Rabinad. Yo también lo he hecho desde mi blog. Compartimos la valoración de su persona y de su obra. Tienes razón, tal vez se merecía haber sido más conocido de lo que lo fue. Quedará un hueco vacío en el lugar donde estuvo su puesto de venta de libros durante años.
    Unj abrazo, Javier

    ResponderEliminar
  2. Hola, Javier. He leído la entrada de tu blog dedicada a Antonio Rabinad y, ciertamente, nuestras apreciaciones coinciden; de lo cual me alegro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).