Ir al contenido principal

Luna

Hace cuarenta años que el hombre llegó a la Luna. Me acuerdo bien. Vi la retransmisión en directo, sentado ante la pantalla de televisión, en blanco y negro, con la voz de Jesús Hermida narrando el acontecimiento. Es de las cosas que no se olvidan.
Cada curso, cuando en la asignatura de Geoquímica me toca explicar la composición de los materiales lunares, les hablo de algunos minerales típicos de nuestro satélite. Les menciono la armalcolita, cuyo nombre es un homenaje a Armnstrong, Aldrin y Collins. Entonces les hago a los alumnos la siguiente pregunta: ¿Alguien sabe quiénes fueron? Y a veces, alguno o alguna lo sabe.

Comentarios

  1. Anónimo21/7/09 0:02

    Lo peor no será cuando no sepán quién eran Armstrong y Aldrin sino cuando te digan que todo ha sido una conspiración, que el hombre no llegó a la Luna, que todo se filmó en un estudio de Arizona y que hay pruebas fehacientes de ello. Y que no haya un medio de comunicación que al referirse al alunizaje no saque a relación la conspiración lunar... Nunca saldremos de pobres. Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Ayer vi el programa especial de TVE sobre la llegada del hombre a la Luna, presentado por Hermida, y cómo no, dieron cancha a los de la conspiración, como si esto fuese aún motivo de debate.
    Teorías conspirativas siempre han existido, lo que pasa es que ahora, con internet, cualquiera puede colgar una chorrada que siempre habrá alguien que se la crea. Antes, en cambio, había que escribir un libro y esperar a que alguien lo leyera. (Conservo un libro del siglo XIX titulado "Napoleón nunca existió". O sea, nada nuevo bajo ... la luna).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…