Ir al contenido principal

Un poema de Kirkup

James Kirkup en la tumba de Lafcadio Hearn
en el cementerio de Tokio

(Foto sacada de su libro Filipinescas, 1968)


SANGRE NEGRA

En las profundidades de la noche
es cuando se escriben los poemas,
en la hora más negra
que no está en ningún reloj
ni en ningún calendario.

Una palabra gotea sangre
del cuerpo de un libro:
es una caligrafía
mística, y su pincel
es más ligero que el ala de un pájaro.

Apenas toca
el papel en blanco o la tensa
membrana de una hoja,
sin embargo agarra la página entera
y la estruja seca de blancura.

Cuando todos duermen
es la hora en que despiertan
las pesadillas del arte
que nunca duermen amortajadas
en las ventanas rotas del sueño

de las que surgen
gritos fantasmas de palabras sin techo
trazando sus largos séquitos
de sílabas sibilantes
manchando con borrones de sangre negra

el pergamino surcado de arrugas
en el que las palabras empiezan a arrastrarse
como insectos despistados
que han perdido su camino en
el brillante termitero del cerebro.

(Traducción: J.O.)
Nota: esta versión de "Black Blood" apareció en La última canana de Pancho Villa (nº 470, 2005), y figuró en la exposición de publicaciones y escritos de James Kirkup, celebrada en la Central Library de South Shields, en abril-mayo de 2006)

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).