Ir al contenido principal

La mejor del año

Cuando leo ciertas reseñas de novelas o blurbs de contracubierta en los que se se asevera que la novela en cuestión es una de las mejores de los últimos años, suelo acordarme de una alusión de Pedro Salinas, en el El defensor (1954), al libro The Quest for Literature, de Joseph T. Shipley.
En dicho libro se menciona que en 1928 un semanario contabilizó nada menos que ciento cuarenta y tres novelas que eran la mejor del año. De ellas, a cuarenta y cinco les tocó el extraordinario mérito de ser la mejor de la década, y más de veinte alcanzaron la gloria suprema de ser la novela de nuestra era.
Está visto, todo es relativo.

Comentarios

  1. Anónimo16/6/09 0:27

    Ja ja ja! Nos retrata a los reseñistas. Ayssss...
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. Y lo peor: no sólo relativo sino viejo: ¡¡¡no ha llovido desde 1928!!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Si hacemos caso a lo que dicen, cada semana nace una obra maestra. Claro que es lógico hay que vender el libro en cuestión por lo civil o por lo criminal.

    ResponderEliminar
  4. Lo que sería interesante saber es cuántos de los autores de estas "obras maestras", de verdad se lo creyeron.

    ResponderEliminar
  5. Muchos reseñistas, como el que se ríe, no son ni eso, son solapistas, que ni se han leído lo que comentan, para qué.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).