Ir al contenido principal

James Kirkup

Retrato de James Kirkup,
por Maurice de Sausmarez (1951)

(Universidad de Leeds)

Me entero con retraso, por los periódicos ingleses, del fallecimiento el pasado 10 de mayo del escritor inglés James Kirkup. No he visto referencia alguna en diarios españoles, tal vez porque aquí era muy poco conocido.
James Kirkup había nacido el 23 de abril de 1918 en South Shields y estudiado en la universidad de Durham. En 1957 estuvo en Salamanca de lector de inglés. Como profesor visitante enseñó en Estados Unidos y en diversos países de Europa y Asia. De 1976 a 1988 fue profesor de Literatura Inglesa en la universidad de Kyoto (Japón). En los últimos años había establecido su residencia permanente en Encamp, Andorra, donde ha fallecido.
La escritura de Kirkup es extraordinariamente versátil. En sus manos cualquier tema o escenario es susceptible de convertirse en poesía, del fútbol a la música y de la bomba de Hiroshima a un urinario público. Su poema más logrado tal vez sea "A Correct Compassion" (1952), que describe una operación quirúrgica a corazón abierto -de la que fue testigo en el Hospital General de Leeds- con gran precisión y rigor formal. A lo largo de los años cincuenta y sesenta sus poemas aparecieron regularmente en la prestigiosa revista The Listener y fueron elogiados por colegas tan dispares como James Dickey o John Betjeman.
En 1977 su poema "The Love That Dares To Speak Its Name", que trata de la pulsión erótica que siente un centurión romano ante Jesucristo en la cruz, fue objeto de un juicio por libelo blasfemo, a consecuencia del cual se prohibió la impresión del poema en el Reino Unido, y el editor de la revista Gay News, en el que fue publicado, fue condenado a prisión (si bien más tarde le sería condonada la pena.) A Kirkup todo este enojoso proceso le dejó "mortificado" y reconoció que el poema no era "exitoso estéticamente".
Fue un autor prolífico. Además de unos sesenta libros de poesía, escribió novelas, relatos, libros de viajes, seis libros autobiográficos, obras de teatro, libretos de ópera, textos para la radio, traducciones (del japonés, alemán y francés) y más de trescientos obituarios para The Independent y otros periódicos. Recibió varios premios y era desde 1964 fellow de la Royal Society of Literature.
En 2004, con motivo de traducir algunos de sus poemas al castellano le escribí a su domicilio andorrano de Les Bons. A este primer contacto siguió una correspondencia en la que en todo momento mostró una generosidad y una amabilidad fuera de serie. Descanse en paz.

Comentarios

  1. Anónimo2/6/09 21:24

    No recuerdo haber leído nada suyo. Quizá en alguna de aquellas entregas breves que tú hacías de vez en cuando. Imagino que no está publicado en España, o apenas.
    En cuanto al título de su poema censurado, es algo mortificante (para quienes amamos a Oscar Wilde) que el autor de esa famosa expresión -el amor que no se atreve a decir su nombre- sea el muy impresentable Lord Alfred Douglas, "Bossie". Y aún más incómodo resulta leer sus poemas (están disponibles en internet y hay una página dedicada a él de un entusiasta descendiente suyo) y comprobar que no están mal.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. No recuerdo que se haya publicado, en libro, nada de Kirkup, tal vez algún poema en alguna revista. En cualquier caso es una pena porque es un poeta que tiene un buen puñado de poemas dignos de ser conocidos. El problema, como todos los autores que han escrito mucho, es el de saber selecionar.
    A modo de homenaje particular, en el próximo post voy a colgar un poema suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).