Ir al contenido principal

James Kirkup

Retrato de James Kirkup,
por Maurice de Sausmarez (1951)

(Universidad de Leeds)

Me entero con retraso, por los periódicos ingleses, del fallecimiento el pasado 10 de mayo del escritor inglés James Kirkup. No he visto referencia alguna en diarios españoles, tal vez porque aquí era muy poco conocido.
James Kirkup había nacido el 23 de abril de 1918 en South Shields y estudiado en la universidad de Durham. En 1957 estuvo en Salamanca de lector de inglés. Como profesor visitante enseñó en Estados Unidos y en diversos países de Europa y Asia. De 1976 a 1988 fue profesor de Literatura Inglesa en la universidad de Kyoto (Japón). En los últimos años había establecido su residencia permanente en Encamp, Andorra, donde ha fallecido.
La escritura de Kirkup es extraordinariamente versátil. En sus manos cualquier tema o escenario es susceptible de convertirse en poesía, del fútbol a la música y de la bomba de Hiroshima a un urinario público. Su poema más logrado tal vez sea "A Correct Compassion" (1952), que describe una operación quirúrgica a corazón abierto -de la que fue testigo en el Hospital General de Leeds- con gran precisión y rigor formal. A lo largo de los años cincuenta y sesenta sus poemas aparecieron regularmente en la prestigiosa revista The Listener y fueron elogiados por colegas tan dispares como James Dickey o John Betjeman.
En 1977 su poema "The Love That Dares To Speak Its Name", que trata de la pulsión erótica que siente un centurión romano ante Jesucristo en la cruz, fue objeto de un juicio por libelo blasfemo, a consecuencia del cual se prohibió la impresión del poema en el Reino Unido, y el editor de la revista Gay News, en el que fue publicado, fue condenado a prisión (si bien más tarde le sería condonada la pena.) A Kirkup todo este enojoso proceso le dejó "mortificado" y reconoció que el poema no era "exitoso estéticamente".
Fue un autor prolífico. Además de unos sesenta libros de poesía, escribió novelas, relatos, libros de viajes, seis libros autobiográficos, obras de teatro, libretos de ópera, textos para la radio, traducciones (del japonés, alemán y francés) y más de trescientos obituarios para The Independent y otros periódicos. Recibió varios premios y era desde 1964 fellow de la Royal Society of Literature.
En 2004, con motivo de traducir algunos de sus poemas al castellano le escribí a su domicilio andorrano de Les Bons. A este primer contacto siguió una correspondencia en la que en todo momento mostró una generosidad y una amabilidad fuera de serie. Descanse en paz.

Comentarios

  1. No recuerdo haber leído nada suyo. Quizá en alguna de aquellas entregas breves que tú hacías de vez en cuando. Imagino que no está publicado en España, o apenas.
    En cuanto al título de su poema censurado, es algo mortificante (para quienes amamos a Oscar Wilde) que el autor de esa famosa expresión -el amor que no se atreve a decir su nombre- sea el muy impresentable Lord Alfred Douglas, "Bossie". Y aún más incómodo resulta leer sus poemas (están disponibles en internet y hay una página dedicada a él de un entusiasta descendiente suyo) y comprobar que no están mal.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. No recuerdo que se haya publicado, en libro, nada de Kirkup, tal vez algún poema en alguna revista. En cualquier caso es una pena porque es un poeta que tiene un buen puñado de poemas dignos de ser conocidos. El problema, como todos los autores que han escrito mucho, es el de saber selecionar.
    A modo de homenaje particular, en el próximo post voy a colgar un poema suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta