Ir al contenido principal

James Kirkup

Retrato de James Kirkup,
por Maurice de Sausmarez (1951)

(Universidad de Leeds)

Me entero con retraso, por los periódicos ingleses, del fallecimiento el pasado 10 de mayo del escritor inglés James Kirkup. No he visto referencia alguna en diarios españoles, tal vez porque aquí era muy poco conocido.
James Kirkup había nacido el 23 de abril de 1918 en South Shields y estudiado en la universidad de Durham. En 1957 estuvo en Salamanca de lector de inglés. Como profesor visitante enseñó en Estados Unidos y en diversos países de Europa y Asia. De 1976 a 1988 fue profesor de Literatura Inglesa en la universidad de Kyoto (Japón). En los últimos años había establecido su residencia permanente en Encamp, Andorra, donde ha fallecido.
La escritura de Kirkup es extraordinariamente versátil. En sus manos cualquier tema o escenario es susceptible de convertirse en poesía, del fútbol a la música y de la bomba de Hiroshima a un urinario público. Su poema más logrado tal vez sea "A Correct Compassion" (1952), que describe una operación quirúrgica a corazón abierto -de la que fue testigo en el Hospital General de Leeds- con gran precisión y rigor formal. A lo largo de los años cincuenta y sesenta sus poemas aparecieron regularmente en la prestigiosa revista The Listener y fueron elogiados por colegas tan dispares como James Dickey o John Betjeman.
En 1977 su poema "The Love That Dares To Speak Its Name", que trata de la pulsión erótica que siente un centurión romano ante Jesucristo en la cruz, fue objeto de un juicio por libelo blasfemo, a consecuencia del cual se prohibió la impresión del poema en el Reino Unido, y el editor de la revista Gay News, en el que fue publicado, fue condenado a prisión (si bien más tarde le sería condonada la pena.) A Kirkup todo este enojoso proceso le dejó "mortificado" y reconoció que el poema no era "exitoso estéticamente".
Fue un autor prolífico. Además de unos sesenta libros de poesía, escribió novelas, relatos, libros de viajes, seis libros autobiográficos, obras de teatro, libretos de ópera, textos para la radio, traducciones (del japonés, alemán y francés) y más de trescientos obituarios para The Independent y otros periódicos. Recibió varios premios y era desde 1964 fellow de la Royal Society of Literature.
En 2004, con motivo de traducir algunos de sus poemas al castellano le escribí a su domicilio andorrano de Les Bons. A este primer contacto siguió una correspondencia en la que en todo momento mostró una generosidad y una amabilidad fuera de serie. Descanse en paz.

Comentarios

  1. Anónimo2/6/09 21:24

    No recuerdo haber leído nada suyo. Quizá en alguna de aquellas entregas breves que tú hacías de vez en cuando. Imagino que no está publicado en España, o apenas.
    En cuanto al título de su poema censurado, es algo mortificante (para quienes amamos a Oscar Wilde) que el autor de esa famosa expresión -el amor que no se atreve a decir su nombre- sea el muy impresentable Lord Alfred Douglas, "Bossie". Y aún más incómodo resulta leer sus poemas (están disponibles en internet y hay una página dedicada a él de un entusiasta descendiente suyo) y comprobar que no están mal.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. No recuerdo que se haya publicado, en libro, nada de Kirkup, tal vez algún poema en alguna revista. En cualquier caso es una pena porque es un poeta que tiene un buen puñado de poemas dignos de ser conocidos. El problema, como todos los autores que han escrito mucho, es el de saber selecionar.
    A modo de homenaje particular, en el próximo post voy a colgar un poema suyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).