Ir al contenido principal

El Inclasificable

El "Nondescript", tal como aparece en
Curiosities of Natural History (Fourth Series),
de Francis T. Buckland

¿Pero qué es esta cosa? Esto debió pensar el cirujano y naturalista Francis T. Buckland la primera vez que lo vio en Londres, en la tienda de curiosidades de Mr. Wareham, sita en la esquina de St. Martin's Street con Leicester Square. No dudó en comprarlo.
En la cuarta serie de Curiosities of Natural History (1865) Buckland describió al "Nondescript" como del tamaño de un bebé de tres meses; cabeza arrugada y deforme; y alas, manos y piernas "de diablo" con garras en sus extremos. Después de examinarlo con detalle y de realizar varias incisiones en su cuerpo, el doctor llegó a la conclusión de que la mayor parte del mismo era de madera ligera, con la piel y las alas confeccionadas con una especie de cartón-piedra, hábilmente coloreado para dar apariencia de una extraña criatura que, en realidad, nunca existió.
En cuanto al origen del "Inclasificable", Buckland cree que era obra de algún industrioso artesano japonés; tal vez del mismo pescador con el que se encontró en Japón el botánico Von Siebold y cuyas sirenas disecadas se vendían a altos precios, "para admiración de los ignorantes y perplejidad de los instruidos."

Comentarios

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…