Ir al contenido principal

El Inclasificable

El "Nondescript", tal como aparece en
Curiosities of Natural History (Fourth Series),
de Francis T. Buckland

¿Pero qué es esta cosa? Esto debió pensar el cirujano y naturalista Francis T. Buckland la primera vez que lo vio en Londres, en la tienda de curiosidades de Mr. Wareham, sita en la esquina de St. Martin's Street con Leicester Square. No dudó en comprarlo.
En la cuarta serie de Curiosities of Natural History (1865) Buckland describió al "Nondescript" como del tamaño de un bebé de tres meses; cabeza arrugada y deforme; y alas, manos y piernas "de diablo" con garras en sus extremos. Después de examinarlo con detalle y de realizar varias incisiones en su cuerpo, el doctor llegó a la conclusión de que la mayor parte del mismo era de madera ligera, con la piel y las alas confeccionadas con una especie de cartón-piedra, hábilmente coloreado para dar apariencia de una extraña criatura que, en realidad, nunca existió.
En cuanto al origen del "Inclasificable", Buckland cree que era obra de algún industrioso artesano japonés; tal vez del mismo pescador con el que se encontró en Japón el botánico Von Siebold y cuyas sirenas disecadas se vendían a altos precios, "para admiración de los ignorantes y perplejidad de los instruidos."

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).