Ir al contenido principal

Alas

El público entero que asistía a los sermones de San Vicente Ferrer vio más de una vez que al Santo, en medio de sus discursos, le crecían alas de repente y cortaba los aires volando a grandes distancias para consolar y animar a algún enfermo que reclamaba su asistencia. Concluido ese acto de caridad, volvía de la misma manera para terminar con su prédica.
Por ello se representa muchas veces a San Vicente Ferrer con alas, a imitación de los ángeles.-- Guérin (camarlengo del papa León XIII), Vidas de los santos (1880), vol. IV, pág. 239.

(En Diccionario de milagros, de Eça de Queiroz)

Comentarios

  1. Vicente Ferrer comenzó a hacer milagros desde el vientre de su madre. Los enfermos aplicaban la cabeza sobre la barriga embarazada y no tardaban en curar. Es sabido también que Vicente, en esa situación de feto, gritaba y ladraba.

    ResponderEliminar
  2. De aquí que todos los Ferrer tengan algo de portentoso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).