Ir al contenido principal

Alas

El público entero que asistía a los sermones de San Vicente Ferrer vio más de una vez que al Santo, en medio de sus discursos, le crecían alas de repente y cortaba los aires volando a grandes distancias para consolar y animar a algún enfermo que reclamaba su asistencia. Concluido ese acto de caridad, volvía de la misma manera para terminar con su prédica.
Por ello se representa muchas veces a San Vicente Ferrer con alas, a imitación de los ángeles.-- Guérin (camarlengo del papa León XIII), Vidas de los santos (1880), vol. IV, pág. 239.

(En Diccionario de milagros, de Eça de Queiroz)

Comentarios

  1. Vicente Ferrer comenzó a hacer milagros desde el vientre de su madre. Los enfermos aplicaban la cabeza sobre la barriga embarazada y no tardaban en curar. Es sabido también que Vicente, en esa situación de feto, gritaba y ladraba.

    ResponderEliminar
  2. De aquí que todos los Ferrer tengan algo de portentoso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.