Ir al contenido principal

Alas

El público entero que asistía a los sermones de San Vicente Ferrer vio más de una vez que al Santo, en medio de sus discursos, le crecían alas de repente y cortaba los aires volando a grandes distancias para consolar y animar a algún enfermo que reclamaba su asistencia. Concluido ese acto de caridad, volvía de la misma manera para terminar con su prédica.
Por ello se representa muchas veces a San Vicente Ferrer con alas, a imitación de los ángeles.-- Guérin (camarlengo del papa León XIII), Vidas de los santos (1880), vol. IV, pág. 239.

(En Diccionario de milagros, de Eça de Queiroz)

Comentarios

  1. Vicente Ferrer comenzó a hacer milagros desde el vientre de su madre. Los enfermos aplicaban la cabeza sobre la barriga embarazada y no tardaban en curar. Es sabido también que Vicente, en esa situación de feto, gritaba y ladraba.

    ResponderEliminar
  2. De aquí que todos los Ferrer tengan algo de portentoso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…