Ir al contenido principal

Corín Tellado

Leo los artículos aparecidos en la prensa asturiana con motivo de la muerte de Corín Tellado y, la verdad, no salgo de mi asombro. La cantidad de elogios y ditirambos apabulla. Un colega de El Comercio, por ejemplo, habla de su "laberinto ficcional imposible de igualar en lengua hispana" y de su "insobornable magisterio de didactismo permanente"; otro en La Nueva España dice que "es una pena que no hubiese sido elegida académica de la lengua." Ya sabemos que a los ojos de los demás todos somos mejores una vez muertos y que en este país solemos reservar las mejores alabanzas para los cadáveres, pero aún así ¿no nos estaremos pasando?
Una cosa es cierta. Corín Tellado escribió más de 4.000 títulos, vendió unos 400 millones de ejemplares y fue la escritora española más leída en el mundo. Son récords de escándalo y por ello merece un respeto. Nadie duda de que Tellado fue una persona sincera, vital, luchadora en tiempos difíciles y trabajadora infatigable (hace unos años le dieron, merecidamente, la medalla del Trabajo). Procuró entretenimiento, placer y evasión a innumerables lectores a lo largo de siete décadas, y esto tiene mucho mérito. No todos los escritores pueden decir lo mismo. Ahora bien, de aquí a ser considerada "la gran dama de las letras hispánicas", "la escritora más defendible que tuvo Asturias" o "un referente para la literatura con mayúsculas" hay, creo, un abismo. Mario Vargas Llosa se ha referido a ella como un "fenómeno sociológico", y es por ahí, creo, por donde hay que valorar su obra. Descanse en paz.

Comentarios

  1. Menos mal. Ya tenía yo un nivel de agobio casi insoportable pensando lo injusto que soy con C.T.; confieso haber leido (mucho tiempo ha) alguna que otra de sus novelitas galantes y nunca jamás se me pasó por la cabeza que eran otra cosa que un agradable pasatiempo para determinadas personas o un: "menos mal si no leen otra cosa, por lo menos que lean eso". Creo que tu juicio sobre su nivel de trabajo y de como logró conseguir mil y una maneras de contar la misma historia es lo acertado. Pero nada más.

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
  3. Vivimos en un país, o en un mundo, donde parece que sólo se valora lo que es popular o constituye un fenómeno de masas. Siempre he pensado que lo bueno, generalmente, hay que buscarlo, no nos es dado, y eso supone un esfuerzo que la mayoría no parece estar dispuesta a hacer. Yo encuentro un enorme placer en descubrir pequeños tesoros literarios, científicos o musicales (por ejemplo), aunque, confieso, me da rabia que la inmensa mayoria se conforme con lo que le dan, sin el más mínimo espíritu crítico. No pienso perder mi tiempo leyendo las historias de Corín Tellado ni otras similares; simplemente porque hay otras lecturas interesantísimas que descubrir. En cualquier caso merece mis respetos (y sus lectores, por supuesto, también).
    Saludos. Bernardo.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo. Me parece un personaje excepcional por muchas cosas pero... literatura...
    Te remito al artículo que escribí para La Voz (no es demasiado brillante, de todos modos: lo escribí a toda prisa). El mejor resumen lo escribió alguien en mi blog: era a la literatura lo que los culebrones al cine de Kubrick.
    Pero era una gran señora, eso sí.

    ResponderEliminar
  5. Perdón, no firmé: JLP

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo, querido tocayo. Esto de la asturianía a cualquier precio empieza a tener delito...

    Abrazo,
    Jordi Doce

    ResponderEliminar
  7. lupidilup, airin, me alegro de que coincidamos.
    Bernardo: Parece, en efecto, que a la hora de valorar, lo más importante sea la popularidad.
    José Luis: ya había leído tu artículo, escrito con prisas según dices pero pero valiente por lo sincero. Chapeau.
    Gracias, tocayo: Lo que es la exageración y la falta de medida. He contabilizado en tres días, en La Nueva España, 15 páginas enteras dedicadas a Corín Tellado.

    ResponderEliminar
  8. Formidable, Jorge, la foto que te ha hecho José Havel. Estados Unidos, años 50, Comité de Advertencias y Prolegómenos.

    ResponderEliminar
  9. En efecto, Ferrer, la foto está a la altura de este Comité de fabuloso nombre...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta