Ir al contenido principal

Byron

En el verano de 1816 lord Byron, acompañado de su médico particular John William Polidori, se trasladó a Suiza estableciéndose en Villa Diodati, al borde del lago de Ginebra. Allí se reunieron con Mary Wollstonecraft Godwin, su futuro marido Percy Bysshe Shelley y su pareja en aquel momento Claire Clairmont. El tiempo fue espantoso. Hubo heladas y menudearon las tormentas y los crepúsculos turnerianos. Recluidos al calor del fuego del hogar surgieron en aquellos desapacibles días dos de los relatos de terror más célebres de la literatura inglesa, Frankestein de Mary Shelley y El vampiro de Polidori.
Ahora bien, lo que no podían saber los habitantes de Villa Diodati era que aquel tiempo tan desacostumbradamente frío y destemplado era consecuencia directa de una catástrofe geológica que había tenido lugar un año antes en la isla indonesia de Sumbawa. En efecto, el volcán Monte Tambora estalló con una virulencia inusitada dando lugar a la mayor erupción que registra la historia. La explosión se oyó a 2.600 km de distancia. Una colosal columna de cenizas se elevó hasta una altura de más de 40 km. Más de 10.000 personas murieron a consecuencia del flujo piroclástico. Le siguieron hambrunas que acabaron con la vida de más de 100.000 habitantes de las Indias Orientales. El dióxido de azufre emitido durante la erupción y acumulado en forma de aerosol ácido en las altas capas de la atmósfera tuvo efectos climáticos a corto plazo, reduciendo durante más de un año el calor solar en la superficie del planeta. Byron escribiría aquel año sin verano el poema "Darkness". No era para menos.
Cinco años más tarde Byron reflexionaría sobre el catastrofismo en Caín: Un misterio. En el prefacio a este poema dramático hay una nota en la que se advierte "que el autor ha adoptado parcialmente en este poema la noción de Cuvier de que el mundo ha sido destruido varias veces antes de la creación del hombre." Esta especulación, asegura Byron, no es contraria al relato mosaico. Los grandes fósiles de mamíferos antediluvianos descritos por el paleontólogo francés proveen al Lucifer de Byron de una violenta y sombría visión de un mundo preadámico poblado de gigantes. Como en una inusual pesadilla de verano.



Comentarios

  1. Fascinante historia. Esta sección de "Geoletras" es tan original como apasionante.
    Saludos. Bernardo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Bernardo, una vez más.

    ResponderEliminar
  3. qué linda historia. Gracias por compartirla

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta