Ir al contenido principal

Purdy

Ha muerto el escritor estadounidense James Purdy. Según las agencias que deben haber consultado la Wikipedia tenía 94 años, pero otras enciclopedias dan 1923 como fecha de nacimiento. Leo las necrológicas de la prensa y, como de costumbre, no escapan a la etiqueta, al tópico y al titular llamativo. El País: "escritor maldito"; El Periódico: "genio secreto". Pues bien, ni maldito, ni secreto. Purdy fue un narrador de más prestigio que fama, más apreciado por la crítica académica que por el gran público; minoritario, pero no un desconocido ni un incomprendido. Su condición de gay tiene mucho peso en su obra. En nuestro país tiene Purdy traducidas tres o cuatro obras, al castellano y al catalán. Leí Malcolm -una de sus novelas más notables junto con Habitaciones exiguas y Camino de la gloria- cuando se publicó a mediados de los ochenta. Trata de la búsqueda del padre por parte de un adolescente en medio de un mundo sombrío y depravado. Es una obra extraña, bizarra, de tintes picarescos. Sus personajes suelen ser bastante friquis. No me entusiasmó, pero captó mi interés. Más que del Medio Oeste parece Purdy un escritor gótico sureño; una especie de Tennesee Williams tuneado, para entendernos.

Comentarios

  1. Anónimo19/3/09 0:57

    Recuerdo mi fascinación cuando leí "Habitaciones exiguas" (me lo recomendó José Bolado). Luego no seguí leyendo otras cosas suyas; entonces no las busqué. Pero esa novela me obsesionó en un doble sentido: mi busqueda de mi identidad literaria y mi búsqueda de mi identidad sexual. Hay que decir que era muy joven y muy influenciable, valga la redundancia.
    Creo que su consideración de "autor gay" pesa en su contra. Distrae y lo reduce. Es como si existiera la etiqueta de "autor heterosexual". Claro que Purdy es muy marcado. Pero ante todo habla de la vida en general, siempre extrema. Y es tremendamente surrealista.
    En definitiva, un gran escritor desconocido (porque me temo que sólo le buscaba un cierto público que no iba más allá de ciertas cosas). Igual me equivoco.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con tu valoración de Purdy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Finales felices

Brad Pitt: "¿Crees que esta historia tendrá un final feliz?"
Angelina Jolie: "Los finales felices son historias sin acabar."

(Sr. y Sra. Smith, 2005, de Doug Liman. Guion de Simon Kinberg).

Presente continuo

Para una historia de la literatura, el único criterio de valor debe ser el presente, quiero decir, lo que justifica históricamente a un escritor no es su permanencia en el aire de los tiempos sino que su realidad es una especie de presente continuo que lo hace contemporáneo en algunas épocas y lo oscurece en otras. Porque para nadie, en ningún tuempo, hay valores absolutos.

(Ricardo Piglia, Los diarios de Emilio Renzi. Años de formación, Anagrana, 2015).

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…