Ir al contenido principal

Purdy

Ha muerto el escritor estadounidense James Purdy. Según las agencias que deben haber consultado la Wikipedia tenía 94 años, pero otras enciclopedias dan 1923 como fecha de nacimiento. Leo las necrológicas de la prensa y, como de costumbre, no escapan a la etiqueta, al tópico y al titular llamativo. El País: "escritor maldito"; El Periódico: "genio secreto". Pues bien, ni maldito, ni secreto. Purdy fue un narrador de más prestigio que fama, más apreciado por la crítica académica que por el gran público; minoritario, pero no un desconocido ni un incomprendido. Su condición de gay tiene mucho peso en su obra. En nuestro país tiene Purdy traducidas tres o cuatro obras, al castellano y al catalán. Leí Malcolm -una de sus novelas más notables junto con Habitaciones exiguas y Camino de la gloria- cuando se publicó a mediados de los ochenta. Trata de la búsqueda del padre por parte de un adolescente en medio de un mundo sombrío y depravado. Es una obra extraña, bizarra, de tintes picarescos. Sus personajes suelen ser bastante friquis. No me entusiasmó, pero captó mi interés. Más que del Medio Oeste parece Purdy un escritor gótico sureño; una especie de Tennesee Williams tuneado, para entendernos.

Comentarios

  1. Anónimo19/3/09 0:57

    Recuerdo mi fascinación cuando leí "Habitaciones exiguas" (me lo recomendó José Bolado). Luego no seguí leyendo otras cosas suyas; entonces no las busqué. Pero esa novela me obsesionó en un doble sentido: mi busqueda de mi identidad literaria y mi búsqueda de mi identidad sexual. Hay que decir que era muy joven y muy influenciable, valga la redundancia.
    Creo que su consideración de "autor gay" pesa en su contra. Distrae y lo reduce. Es como si existiera la etiqueta de "autor heterosexual". Claro que Purdy es muy marcado. Pero ante todo habla de la vida en general, siempre extrema. Y es tremendamente surrealista.
    En definitiva, un gran escritor desconocido (porque me temo que sólo le buscaba un cierto público que no iba más allá de ciertas cosas). Igual me equivoco.
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo con tu valoración de Purdy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).