Ir al contenido principal

Gallardo

El bibliógrafo extremeño Bartolomé José Gallardo (1776-1852) escribió el Diccionario crítico-burlesco (1812) para rebatir un denominado Diccionario razonado manual para inteligencia de ciertos escritores que por equivocación han nacido en España, atribuido al retrógrado canónigo Ayala. En su Diccionario -presidido por unos versos de "Jorge Pitillas": Guerra declaro a todo monigote,/Y pues sobran justísimas razones,/Palo habrá de los pies hasta el cogote. - Gallardo, que era un liberal acérrimo, arremete contra la reacción y el oscurantismo. Como era de esperar, su mordaz diatriba le valió la persecución y la condena de las autoridades eclesiásticas.
En dicho Diccionario hay una entrada referida a la geología cuyo inicio dice así:

GEOLOGÍA. -- "Ciencia moderna, que demuestra las fábulas del Génesis, y con la que se prueba hasta la evidencia que Salomón por inspiración de Dios ha escrito lo mismo que Voltaire por sugestión del diablo." --
"¿Tal gerigonza se podrá dar? ¿qué tiene que ver Voltaire con la geología, ni Salomón con el génesis? Esto es hablar de tolondro, y querer hacer el bu a los páparos con el espantajo de Voltaire, que viene a aquí tan a cuento como por los cerros de Úbeda. Ni Voltaire ha escrito ninguna geología, ni Salomón ha escrito el génesis, ni el génesis le escribió Moisés (su único autor conocido, fuera sea de Dios) para enseñar geología."

El gran Menéndez y Pelayo tachó al Diccionario crítico-burlesco de "impío y atrocísimo libelo"; lo que, viniendo de quien viene, es palmaria incitación a su lectura.

Comentarios

  1. Anónimo30/3/09 0:26

    En efecto Jorge, diccionario de lectura ineludible para quienes no se sienten bien en la caverna. La entrada correspondiente al "Fanatismo" da muy buena cuenta de la verdadera extensión-intensión del pensamiento que cimienta esta obra de Gallardo. Por cierto, diccionario al que se puede tener acceso a través de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. En cualquier caso, dice mucho y bueno de este blog que Jorge se haga eco de obras de tal calibre. Gracias. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Beber y no olvidar

Claudia Barrett: Invítame a un trago y escucharé sus problemas.
Tony Young: Si lo hago, quizás se me olviden.

(Taggart, 1964, de R. G. Springsteen. Guion de Robert Creighton Williams).

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …