Ir al contenido principal

Cultura

He observado que, desde hace unas semanas, la habitual sección Sociedad/Cultura del diario La Nueva España ya no se llama así. Ahora aparece solo "Sociedad".
¿Y las noticias culturales?
Pues por ahí, sin sitio fijo.
¿Y tiene esto realmente importancia?
Supongo que ninguna.
¿Entonces?
Entonces, nada. Que tengan un buen día.

Comentarios

  1. La cultura no interesa a nadie.
    Es así de triste.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya lo había notado en la edición de internet, que es la que yo leo debido a la distancia. Me parece muy significativo, pero mucho...
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Significativo, sí, pero como lamentablemente no interesa a nadie, o a casi nadie, no pasa nada.
    Saludos, amigos.

    ResponderEliminar
  4. pues esta (lo siento, no puedo poner acentos)claro el asunto. Cada vez menos noticias de cultura (aunque hay cosas buenas de Arte, las que hace Gea). El suplemento de Cultura de los jueves, sin rumbo (y en el lodo, como el bolero): o pagando deudas a la industria editorial o con reseñas hechas por gente que sabe poco de los asuntos, o textos cada vez menos serios y mas ramplones o Garcia Martin dando tirones de orejas a su libre albedrio y sin venir a cuento (bueno, tmbien hay excepciones algunas veces: buenas reseñas, sobre todo de poesia: Muñiz y Arguelles). Y antes estaba La nueva quintana, que de vez en cuando ofrecia cosas inteligentes y de interes. Pero ahora, mi madre, que penita.
    ¿Cultura en la Nueva España? ¿Pa' que?
    Saludos
    R.O.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro, milagro. Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía. Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Catal…

Exigencias

"No exija nada si no está seguro de poder respaldarlo".

(Randolph Scott en Carson City, 1952, de André De Toth. Guion de Sloan Nibley y Winston Miller).

El Anacronópete

En el último episodio de la serie televisiva El ministerio del tiempo, titulado "Deshaciendo el tiempo", tiene un papel relevante un extraño aparato volador llamado "Anacronópete". No es una invención de los guionistas de la serie, sino más bien un homenaje a la figura del escritor madrileño Enrique Gaspar y Rimbau (1842-1902).
En su tiempo Enrique Gaspar fue celebrado sobre todo como dramaturgo, autor de varias comedias de costumbres de estilo realista. Por otro lado, su experiencia de diplomático (fue cónsul en varias ciudades de Europa y Asia) le suministró materia para sus libros de viaje. Pero hoy en día es especialmente recordado por El Anacronópete (Barcelona, 1887), novela de fantasía y aventuras en la línea de las producidas por Julio Verne, considerada una de las primeras aportaciones españolas a la ciencia ficción moderna y un claro precedente de La máquina del tiempo de H. G. Wells.
La novela de Gaspar -que en principio iba a ser un libreto de zarzuel…