Ir al contenido principal

Cultura

He observado que, desde hace unas semanas, la habitual sección Sociedad/Cultura del diario La Nueva España ya no se llama así. Ahora aparece solo "Sociedad".
¿Y las noticias culturales?
Pues por ahí, sin sitio fijo.
¿Y tiene esto realmente importancia?
Supongo que ninguna.
¿Entonces?
Entonces, nada. Que tengan un buen día.

Comentarios

  1. La cultura no interesa a nadie.
    Es así de triste.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ya lo había notado en la edición de internet, que es la que yo leo debido a la distancia. Me parece muy significativo, pero mucho...
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Significativo, sí, pero como lamentablemente no interesa a nadie, o a casi nadie, no pasa nada.
    Saludos, amigos.

    ResponderEliminar
  4. pues esta (lo siento, no puedo poner acentos)claro el asunto. Cada vez menos noticias de cultura (aunque hay cosas buenas de Arte, las que hace Gea). El suplemento de Cultura de los jueves, sin rumbo (y en el lodo, como el bolero): o pagando deudas a la industria editorial o con reseñas hechas por gente que sabe poco de los asuntos, o textos cada vez menos serios y mas ramplones o Garcia Martin dando tirones de orejas a su libre albedrio y sin venir a cuento (bueno, tmbien hay excepciones algunas veces: buenas reseñas, sobre todo de poesia: Muñiz y Arguelles). Y antes estaba La nueva quintana, que de vez en cuando ofrecia cosas inteligentes y de interes. Pero ahora, mi madre, que penita.
    ¿Cultura en la Nueva España? ¿Pa' que?
    Saludos
    R.O.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…