Ir al contenido principal

Cualquiera escribe

El escritor Agustín García Simón ha dicho: "Cualquier idiota escribe ahora libros."
De acuerdo, pero yo quitaría "ahora."

Comentarios

  1. ¿Por qué no dice lo mismo de los editores idiotas que dan alas a esos escritores?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero quién le pone el cascabel al gato... es decir, ¿quién tiene los santos redaños de considerarse un escritor idiota, o, mejor, un idiota metido a escritor? Así se haría constar en las contraportadas de los libros, y todo sería más fácil. Más ilustrativo. Juego limpio, en suma.

    ResponderEliminar
  3. Ja ja ja! Tiene mucha razón ese hombre. Y tú también, al quitar el "ahora". De todos modos, yo extrapolaría la frase a otras actividades: cualquier idiota es diputado, cualquier idiota es ministro, cualquier idiota da clases, cualquier idiota es crítico literario, cualquier idiota es periodista... Así hasta el infinito.
    Riámonos de nosotros mismos (y de los demás, évidemment).
    JLP

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Interesante el blog con mucha literatura. Nunca es lo mismo leer por la pantalla del pc que con el libro en la mano, pero de vez en cuandome paso por blogs de este tipo para disfrutar de un ratito de lectura.
    Si os parece os dejo una web donde podreis comprar libros. Es una web con un largo catalogo con bastantes tematicas. Creo que puede ser de vuestro interes.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y quien es Agustín García Simón? (mi ignoranciA es supina, ya buscaré por google)
    Esas afirmaciones son realmente tramposas.
    Ese señor no se ha parado a pensar que para mucha gente a lo mejor lo que escribe no gusta.
    Coincido con Arsenio, ¿quien decide lo que es bueno o malo? Si se quiere eso, que hagan una religión y propongan un PAPA literario e inmediatamente yo apostataré

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que la frase es tramposa cuando se pronuncia como un juicio de valor, desde una posición de superioridad; pero no lo es si se dice como una constatación de la realidad: ciertamente todo el mundo puede escribir (y, de hecho, tiene derecho a ello), incluidos, por supuesto, los idiotas. Otra cosa es que se lo publiquen, que intenten pasarnos el gato por liebr, etc... y aquí viene la responsabilidad de los eitores.(Por cierto, Antonio, tengo un amigo en Oviedo que se apellida Cueto Serrano).
    Leo en el María Moliner que idiota viene del griego "idiotes" y el latín "idiota", hombre privado, hombre no adscrito a una profesión, ignorante. En este sentido, todos somos un poco idiotas.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo21/3/09 1:17

    ¿Cualquier libro lo escribe cualquier idiota?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…

Políticos mejores y peores

P. ¿Queres decir que toda política es un juego sucio y que se la debería dejar en manos de los sinvergüenzas? ¿Te unes a la banda de los que dicen que el mundo sólo de salvará por un cambio del corazón? ¿Es eso?

R. No. Sólo digo que hoy los políticos dependen del apoyo de las masas, y que en consecuencia son representativos del hombre medio de su país y de su tiempo, a veces un poco mejores, a veces algo peores. Si fueran mucho mejores o mucho peores, no tendrían éxito, porque jamás serían aceptados por las masas (...) Esto significa que si estás muy por encima de la media en comprensión y sensibilidad, es probable que no seas capaz de hacer mucho políticamente, en el sentido estricto de la palabra, porque no tardarás en verte obligado a hacer cosas en las que realmente no crees, lo que significa que en la práctica fallarás, pues es imposible hacer bien algo si no se cree totalmente en lo que se está haciendo...

(W. H. Auden, El prolífico y el devorador. Traducción de Horacio Vázquez…

Luciérnagas en la noche

Eric Chapman contempló la esfera de su reloj de pulsera.
Se incorporó paseando por el amplio despacho. Se aproximó al ventanal. Desde allí se apreciaba una panorámica de la ciudad de Los Ángeles. Era como un gigante devorado por luciérnagas. Los destelleantes luminosos de neón dominaban la oscuridad de la noche.

(Adam Surray, El caso del cadáver secuestrado. Editorial Bruguera, 1982).