Ir al contenido principal

Cualquiera escribe

El escritor Agustín García Simón ha dicho: "Cualquier idiota escribe ahora libros."
De acuerdo, pero yo quitaría "ahora."

Comentarios

  1. ¿Por qué no dice lo mismo de los editores idiotas que dan alas a esos escritores?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, pero quién le pone el cascabel al gato... es decir, ¿quién tiene los santos redaños de considerarse un escritor idiota, o, mejor, un idiota metido a escritor? Así se haría constar en las contraportadas de los libros, y todo sería más fácil. Más ilustrativo. Juego limpio, en suma.

    ResponderEliminar
  3. Ja ja ja! Tiene mucha razón ese hombre. Y tú también, al quitar el "ahora". De todos modos, yo extrapolaría la frase a otras actividades: cualquier idiota es diputado, cualquier idiota es ministro, cualquier idiota da clases, cualquier idiota es crítico literario, cualquier idiota es periodista... Así hasta el infinito.
    Riámonos de nosotros mismos (y de los demás, évidemment).
    JLP

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    Interesante el blog con mucha literatura. Nunca es lo mismo leer por la pantalla del pc que con el libro en la mano, pero de vez en cuandome paso por blogs de este tipo para disfrutar de un ratito de lectura.
    Si os parece os dejo una web donde podreis comprar libros. Es una web con un largo catalogo con bastantes tematicas. Creo que puede ser de vuestro interes.
    Un saludo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y quien es Agustín García Simón? (mi ignoranciA es supina, ya buscaré por google)
    Esas afirmaciones son realmente tramposas.
    Ese señor no se ha parado a pensar que para mucha gente a lo mejor lo que escribe no gusta.
    Coincido con Arsenio, ¿quien decide lo que es bueno o malo? Si se quiere eso, que hagan una religión y propongan un PAPA literario e inmediatamente yo apostataré

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que la frase es tramposa cuando se pronuncia como un juicio de valor, desde una posición de superioridad; pero no lo es si se dice como una constatación de la realidad: ciertamente todo el mundo puede escribir (y, de hecho, tiene derecho a ello), incluidos, por supuesto, los idiotas. Otra cosa es que se lo publiquen, que intenten pasarnos el gato por liebr, etc... y aquí viene la responsabilidad de los eitores.(Por cierto, Antonio, tengo un amigo en Oviedo que se apellida Cueto Serrano).
    Leo en el María Moliner que idiota viene del griego "idiotes" y el latín "idiota", hombre privado, hombre no adscrito a una profesión, ignorante. En este sentido, todos somos un poco idiotas.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo21/3/09 1:17

    ¿Cualquier libro lo escribe cualquier idiota?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

El prisionero 6865

Este hombre con aspecto demacrado que ven aquí es Giovannino Guareschi (1908-1968). En nada se parece físicamente al sano y risueño Guareschi, autor de la famosa serie humorística de Don Camilo. La fotografía está tomada en 1944 en el Lager 333 de Sandbostel. Al día siguiente del armisticio entre Italia y el ejército aliado en septiembre de 1943, Guareschi, soldado del ejército italiano en Alejandría, no pudo impedir ser capturado por los alemanes y enviado a un campo de concentración en Polonia. Más tarde fue trasladado a Alemania, donde permanecería hasta el final de la guerra.
Guareschi narró sus padecimientos, sensaciones y penurias como el prisionero 6865 en Diario clandestino1943-1945 (1949), singular testimonio en el que la realidad más cruda, el humor, la tristeza y, pese a todo, el optimismo, se mezclan de forma conmovedora. Fue ideado y empezado a redactar durante el internamiento en Polonia. Muchos de sus reflexiones e historias fueron leídas por el propio Guareschi a sus …