Ir al contenido principal

Romero

Entre tanto ruido de crisis, espionajes y mangoneos varios ha pasado casi desapercibida la noticia del fallecimiento de Luis Romero.
Romero formaba parte de la generación de autores que se dieron a conocer a principios de los años cincuenta del pasado siglo. Escribió, en castellano y catalán, obras narrativas y de carácter histórico y documental, en especial sobre la guerra civil. La noria -para mi su mejor novela- ganó el premio Nadal en 1952, y con El cacique logró el premio Planeta en 1963. Si alguien quiere conocer cómo era la vida cotidiana en la Barcelona de la posguerra debería leer esta magnífica obra coral que es La noria.
No conocí a Luis Romero, pero le vi varias veces. Fue en los años sesenta, en Cadaqués, donde él pasaba largas temporadas. Lo vi entonces paseando por la Riba o sentado en la terraza del bar Marítim. Solía llevar una gorra marinera y cuando se la quitaba su calva era brillante y morena.
Descanse en paz.

Comentarios

  1. Rostro risueño en la foto de necrológicas de un periódico nacional. Experiencia vital (hasta Rusia fue con la "División Azul"), de lo que se deduce fructífero escepticismo. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Escéptico, sí, amigo Arsenio, pues su experiencia de la guerra civil y de la División azul debieron de enseñarle a ver la vida en diferentes tonos de grises antes que solo en blanco y en negro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Nuevo libro

"Este texto es la historia del reencuentro con un autor que me ha acompañado con intermitencias durante cincuenta años, y cuya vida, personalidad y obra literaria me resultan especialmente fascinantes. Pero no es solo eso. En cierta forma Prokosch también es el pretexto para hablar de escritura y libros. Del oficio de escritor. Del éxito y del fracaso. De críticas y rechazos. De realidad y ficción. Del azar. De máscaras. Esto es, de vida y literatura."


Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.