Ir al contenido principal

Romero

Entre tanto ruido de crisis, espionajes y mangoneos varios ha pasado casi desapercibida la noticia del fallecimiento de Luis Romero.
Romero formaba parte de la generación de autores que se dieron a conocer a principios de los años cincuenta del pasado siglo. Escribió, en castellano y catalán, obras narrativas y de carácter histórico y documental, en especial sobre la guerra civil. La noria -para mi su mejor novela- ganó el premio Nadal en 1952, y con El cacique logró el premio Planeta en 1963. Si alguien quiere conocer cómo era la vida cotidiana en la Barcelona de la posguerra debería leer esta magnífica obra coral que es La noria.
No conocí a Luis Romero, pero le vi varias veces. Fue en los años sesenta, en Cadaqués, donde él pasaba largas temporadas. Lo vi entonces paseando por la Riba o sentado en la terraza del bar Marítim. Solía llevar una gorra marinera y cuando se la quitaba su calva era brillante y morena.
Descanse en paz.

Comentarios

  1. Rostro risueño en la foto de necrológicas de un periódico nacional. Experiencia vital (hasta Rusia fue con la "División Azul"), de lo que se deduce fructífero escepticismo. Descanse en paz.

    ResponderEliminar
  2. Escéptico, sí, amigo Arsenio, pues su experiencia de la guerra civil y de la División azul debieron de enseñarle a ver la vida en diferentes tonos de grises antes que solo en blanco y en negro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…