Ir al contenido principal

Noticia

"Una noticia es como una mujer: buena de lejos, pero lejos de ser buena."

(Stanley Tucci en Winchell, 1998, de Paul Mazursky. Guión de Scott Abbot)

Comentarios

  1. Anónimo8/2/09 0:39

    Halaaaa! Cómo te van a poner...
    Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  2. ¡Que se lo digan a Walter Winchell!

    ResponderEliminar
  3. Bueno, lo primero saludos y lo siguiente permiso; agradecerte la notable intervención de hoy en el curso sobre narrativa asturiana y las muy interesantes respuestas. Efectivamente, soy el "bloguero" pesado que tuvo el gusto de preguntarte y ahora el descaro de invitarte a visitar mi riconcito. Busqué una entrada en la que al menos poder decir algo interesante y no quedar solo como vil publicidad. Ahí va: ¿sabías que Winchell fue el narrador de la serie "Los intocables" y que incluso aparecía presentándola?, un “telefilm” muy rescatable por cierto, con Stanley Tucci estupendo, como siempre. Gracias una vez más y un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…