Ir al contenido principal

Humphry Davy

Sir Humphry Davy (1778-1829) ha pasado a la historia de la ciencia principalmente por sus aportaciones en el campo de la química, sin embargo era también un gran conocedor de la geología. Muy joven trabó amistad con Thomas Beddoes y John Hailstone, que le introdujeron en el mundo de las rocas y minerales. Con solo 23 años comenzó a dar conferencias en la Royal Institution de Londres; y a partir de 1805 dictó, con gran éxito de público, una serie de diez conferencias sobre temas geológicos. Uno de los asistentes fue Roderick Impey Murchison, quien con los años se convertiría en uno de los geólogos más influyentes de la época victoriana.
Cuando viajaba Davyprocuraba siempre observar la geología de los lugares por los que pasaba. En su viaje a Escocia recorrió algunos de los puntos de interés señalados por el célebre James Hutton y conoció a James Hall y a John Playfair, divulgador éste último de las teorías huttonianas. En Francia se detuvo en la región volcánica de la Auvernia, escenario clave en la polémica entre neptunistas y plutonistas; y en Italia visitó los Campos Flégreos y subió al monte Vesubio, como había hecho con anterioridad su compatriota William Hamilton.
A pesar de su admiración por Hutton nunca llegó a aceptar del todo sus ideas sobre los procesos naturales continuados y cíclicos producidos en la Tierra a lo largo de un tiempo "sin vestigios de principio ni perspectiva de fin". Sus principios religiosos le hicieron aferrarse a la narración del Génesis y a la escala de tiempo propuesta por el obispo Ussher, que fijaba en 4004 a. C. la fecha de la creación de la Tierra (concretamente a las 9 a.m. del 26 de octubre).
Humphry Davy tuvo también aficiones literarias. En su juventud cultivó la poesía y más tarde se inclinó por el ensayo, género en el que nos ha dejado piezas deliciosas como Salmonia, sobre la pesca del salmón; o Últimos días de un filósofo, escrito en forma de "diálogos" y en el que diserta sobre temas profundos, incluido algunos geológicos.

Comentarios

  1. Me ha encantado encontrar aquí a un viejo amigo, Jorge. Davy fue, además, buen amigo de Coleridge cuando el joven poeta andaba por Bristol inflamado de ideas revolucionarias. Sobre esa relación hay muy buenas páginas en un libro reciente de Richard Holmes, el biógrafo de Coleridge. Vale.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Jordi, gracias por tu comentario. Precisamente a Coleridge voy a dedicar un próximo post de geoletras. Tienes razón, ¡vaya grupo curioso que formaban los "pneumáticos" de Bristol! Tomo nota de la biografía de Holmes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que injustamente se ha dicho que el mejor descubrimiento de H. Davy fue ... Faraday.
    Saludos. Bernardo.

    ResponderEliminar
  4. Davy y Faraday tuvieron entre ellos sus más y sus menos, pero en el balance final Davy se ha llevado peor prensa, injustamente, como bien dices. En cualquier caso, fueron dos grandes científicos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Raine

    DE MUJER A AMANTE Soy fuego encalmado en agua, una ola que se eleva del abismo. En mis venas la marea atraída por la luna se alza en un árbol de flores esparcidas en espuma de mar.  Soy aire atrapado en una red, el pájaro profético que canta en un cielo reflejado. Soy un sueño antes de la nada, soy una corona de estrellas, soy la forma de morir.   (Kathleen Raine,  Collected Poems 1935-1980 , Allen & Unwin, 1981. Traducción: J.O.)  (Nota: Este blog, como viene siendo habitual en verano, se toma un descanso de aproximadamente un mes. Que pasen un buen y saludable verano.)  

Un milagro de san Salvador de Horta

"Dos casados vizcaínos traxeron desde aquel reino a Horta una hija, que era sorda y muda de nacimiento; y poniéndola a los pies del venerable Fray Salvador, les dixo que estuviesen ocho días en la Iglesia orando a Nuestra Señora, y que después hablaría la muchacha. Pasados quatro días habló, pero en lengua catalana, conformándose con el idioma del territorio en que estaba. Entonces viendo hablar a la muda gritaron todos: Milagro , milagro . Pero sus padres como no entendían aquella lengua estaban descontentos, y levantando la voz decían que ellos no querían, ni pedían, que hablase su hija lengua catalana, sino vizcaína; y fueron a Fray Salvador, que le quitase la lengua catalana y le diese la vizcaína. Él les respondió: Vosotros proseguid la oración de los ocho días, que yo también continuaré la mía . Y cumplidos los ocho días, delante de los muchos que concurrieron a ver la novedad, dixo: Amigo, la Virgen Santísima quiere que la niña hable catalán mientras esté en el reino de Cat

Como un río de corriente oscura y crecida

  Era un panorama extraño. En Barcelona, la habitual multitud nocturna paseaba Rambla abajo entre controles de policía regularmente repartidos, y la habitual bomba que explotaba en algún edificio inacabado (a causa de la huelga de los obreros de la construcción) parecía arrojar desde las calles laterales perqueñas riadas de gente nerviosa a la Rambla. Los carteristas, apaches, sospechosos vendedores ambulantes y relucientes mujeres que normalmente pueden verse en las callejuelas se infiltraban entre las buenas familias burguesas, las brigadas de obreros de rostro endurecido, las tropillas de estudiantes y jóvenes que deambulaban por la ciudad. La multitud se desparramaba lentamente por la Rambla, como un río de corriente oscura y crecida. Apareció un ejército de detectives, de bolsillos abultados, apostados en cada café, vagueando por la Rambla y enganchando, de un modo vengativamente suspicaz, a algunos transeúntes elegidos por alguna singular razón, hasta el punto de que incluso esta