Ir al contenido principal

Humphry Davy

Sir Humphry Davy (1778-1829) ha pasado a la historia de la ciencia principalmente por sus aportaciones en el campo de la química, sin embargo era también un gran conocedor de la geología. Muy joven trabó amistad con Thomas Beddoes y John Hailstone, que le introdujeron en el mundo de las rocas y minerales. Con solo 23 años comenzó a dar conferencias en la Royal Institution de Londres; y a partir de 1805 dictó, con gran éxito de público, una serie de diez conferencias sobre temas geológicos. Uno de los asistentes fue Roderick Impey Murchison, quien con los años se convertiría en uno de los geólogos más influyentes de la época victoriana.
Cuando viajaba Davyprocuraba siempre observar la geología de los lugares por los que pasaba. En su viaje a Escocia recorrió algunos de los puntos de interés señalados por el célebre James Hutton y conoció a James Hall y a John Playfair, divulgador éste último de las teorías huttonianas. En Francia se detuvo en la región volcánica de la Auvernia, escenario clave en la polémica entre neptunistas y plutonistas; y en Italia visitó los Campos Flégreos y subió al monte Vesubio, como había hecho con anterioridad su compatriota William Hamilton.
A pesar de su admiración por Hutton nunca llegó a aceptar del todo sus ideas sobre los procesos naturales continuados y cíclicos producidos en la Tierra a lo largo de un tiempo "sin vestigios de principio ni perspectiva de fin". Sus principios religiosos le hicieron aferrarse a la narración del Génesis y a la escala de tiempo propuesta por el obispo Ussher, que fijaba en 4004 a. C. la fecha de la creación de la Tierra (concretamente a las 9 a.m. del 26 de octubre).
Humphry Davy tuvo también aficiones literarias. En su juventud cultivó la poesía y más tarde se inclinó por el ensayo, género en el que nos ha dejado piezas deliciosas como Salmonia, sobre la pesca del salmón; o Últimos días de un filósofo, escrito en forma de "diálogos" y en el que diserta sobre temas profundos, incluido algunos geológicos.

Comentarios

  1. Me ha encantado encontrar aquí a un viejo amigo, Jorge. Davy fue, además, buen amigo de Coleridge cuando el joven poeta andaba por Bristol inflamado de ideas revolucionarias. Sobre esa relación hay muy buenas páginas en un libro reciente de Richard Holmes, el biógrafo de Coleridge. Vale.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Jordi, gracias por tu comentario. Precisamente a Coleridge voy a dedicar un próximo post de geoletras. Tienes razón, ¡vaya grupo curioso que formaban los "pneumáticos" de Bristol! Tomo nota de la biografía de Holmes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que injustamente se ha dicho que el mejor descubrimiento de H. Davy fue ... Faraday.
    Saludos. Bernardo.

    ResponderEliminar
  4. Davy y Faraday tuvieron entre ellos sus más y sus menos, pero en el balance final Davy se ha llevado peor prensa, injustamente, como bien dices. En cualquier caso, fueron dos grandes científicos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Cuando se apaga la luz

"Ningún hombre es listo cuando una mujer apaga la luz".

(Barry Sullivan en Mujer inteligente, 1948, de Edward A. Blatt. Guion de Alvah Bessie y otros).

Diálogo entre un tirano y un poeta en torno a la literatura

-Bueno, a ver, ¿qué haces?
-Perdona, Schiavón, estaba pensando en voz alta.
-No, si por mí, puedes seguir.
-Le daba vueltas a la retórica.
-¿...?
-Es que yo entiendo que la literatura -y creo que todo es literatura- se nutre de tres componentes que, por orden de importancia, son: la retórica, la sensibilidad y la inteligencia.
-Desmenuza, por favor.
-Entiendo por retórica el dominio del lenguaje; por sensibiliodad, la capacidad de sorprenderse y fabular; por inteligencia el saber ordenar lo escrito.
-Arnaldo..., me da la sensación de que todos los que habláis de literatura decís excactamente lo mismo.
-Siempre se dice lo mismo.
-Entonces, ¿por qué estamos perdiendo el tiempo?
-Tú no ganas ni pierdes el tiempo.
-Bueno, era una forma de expresarme.
-Exactamente..., como todo. La literatura es el catálogo de las formas de expresarse.
-Luego... ¿todas las obras dicen lo mismo?
-Se diferencian en el número de palabras que necesitan para decirlo y en el orden que se establece entre ellas.

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…