Ir al contenido principal

Humphry Davy

Sir Humphry Davy (1778-1829) ha pasado a la historia de la ciencia principalmente por sus aportaciones en el campo de la química, sin embargo era también un gran conocedor de la geología. Muy joven trabó amistad con Thomas Beddoes y John Hailstone, que le introdujeron en el mundo de las rocas y minerales. Con solo 23 años comenzó a dar conferencias en la Royal Institution de Londres; y a partir de 1805 dictó, con gran éxito de público, una serie de diez conferencias sobre temas geológicos. Uno de los asistentes fue Roderick Impey Murchison, quien con los años se convertiría en uno de los geólogos más influyentes de la época victoriana.
Cuando viajaba Davyprocuraba siempre observar la geología de los lugares por los que pasaba. En su viaje a Escocia recorrió algunos de los puntos de interés señalados por el célebre James Hutton y conoció a James Hall y a John Playfair, divulgador éste último de las teorías huttonianas. En Francia se detuvo en la región volcánica de la Auvernia, escenario clave en la polémica entre neptunistas y plutonistas; y en Italia visitó los Campos Flégreos y subió al monte Vesubio, como había hecho con anterioridad su compatriota William Hamilton.
A pesar de su admiración por Hutton nunca llegó a aceptar del todo sus ideas sobre los procesos naturales continuados y cíclicos producidos en la Tierra a lo largo de un tiempo "sin vestigios de principio ni perspectiva de fin". Sus principios religiosos le hicieron aferrarse a la narración del Génesis y a la escala de tiempo propuesta por el obispo Ussher, que fijaba en 4004 a. C. la fecha de la creación de la Tierra (concretamente a las 9 a.m. del 26 de octubre).
Humphry Davy tuvo también aficiones literarias. En su juventud cultivó la poesía y más tarde se inclinó por el ensayo, género en el que nos ha dejado piezas deliciosas como Salmonia, sobre la pesca del salmón; o Últimos días de un filósofo, escrito en forma de "diálogos" y en el que diserta sobre temas profundos, incluido algunos geológicos.

Comentarios

  1. Me ha encantado encontrar aquí a un viejo amigo, Jorge. Davy fue, además, buen amigo de Coleridge cuando el joven poeta andaba por Bristol inflamado de ideas revolucionarias. Sobre esa relación hay muy buenas páginas en un libro reciente de Richard Holmes, el biógrafo de Coleridge. Vale.

    ResponderEliminar
  2. Amigo Jordi, gracias por tu comentario. Precisamente a Coleridge voy a dedicar un próximo post de geoletras. Tienes razón, ¡vaya grupo curioso que formaban los "pneumáticos" de Bristol! Tomo nota de la biografía de Holmes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Creo que injustamente se ha dicho que el mejor descubrimiento de H. Davy fue ... Faraday.
    Saludos. Bernardo.

    ResponderEliminar
  4. Davy y Faraday tuvieron entre ellos sus más y sus menos, pero en el balance final Davy se ha llevado peor prensa, injustamente, como bien dices. En cualquier caso, fueron dos grandes científicos.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Luis Romero

Luis Romero (Barcelona, 1916-2009)  a principios de los años cincuenta.

A Luis Romero -de quien este año se cumple el centenario de su nacimiento- le sorprendió la. concesión del Premio Eugenio Nadal de 1951 durante su estancia en Argentina. La Noria era su primera novela (antes había publicado un libro de poemas, Cuerda tensa, y otro de viajes, Tabernas) y describe un día de Barcelona a través de treinta y seis personajes, sin contar otros secundarios o menos relevantes. Ya en su día, Eugenio de Nora destacó la influencia técnica de La colmena de Camilo José Cela y de la traducción al castellano (por José Salas Subirat) de Ulises, de James Joyce. Ambas novelas, que habían sido publicadas en Argentina, estaban muy en boga. Yo añadiría otra posible influencia cinematográfica: La ronde (1950), de Max Ophüls, basada en la obra de Arthur Schnitzler.
La novela de Romero (reeditada recientemente por la editorial Comanegra) combina el realismo objetivista y el monólogo interior. Los personaje…

Café Peñalba, Oviedo

A aquellas horas, el café estaba completamente lleno. Se veía a los camareros pasar presurosos entre las mesas, llevando en alto las bandejas, cargadas de misteriosas mezclas rojas, lechosas, verdes, doradas, en las que destacaba intensamente la mancha amarilla cromo de una corteza de límón o el carmín de una guinda, que el barman, como un moderno alquimista, preparaba en su alegre laboratorio de botellas. Todos eran pálidos, fofos, y parecían llevar con un poco de cortedad sus smokings deslucidos, con las mangas brillantes por el uso, y el lazo de la corbata torcido, lacio, como un pájaro negro de alas caídas. Aquel café era una institución en la vieja ciudad y aquella hora del anochecer una de las más difíciles del servicio. Los ingenieros, los magistrados, los catedráticos de la Universidad y las gentes enriquecidas con el carbón y el hierro se reunían allí a merendar, y había que servirles escrupulosamente, procurando no cortar sus conversaciones al preguntarles qué deseaban o al…

Felicitación

Este blog desea a todos sus lectores lo mejor para el 2017.