Ir al contenido principal

El bar de Encarna


Seguramente recordarán la escena. En la novela de Juan Marsé Últimas tardes con Teresa (1966), en el primer capítulo de la tercera parte, Teresa y sus amigos se reúnen en el bar Saint-Germain-des-Prés, en la zona baja, cerca de la Rambla.
-¡Encarna! -llamó Teresa, levantándose-. Una ginebra Giró y un vaso de leche.
Se oyó una voz cavernosa, aventurera y entrañable: "¿Una llet, nena? Qui és aquest animal que beu llet?"...

Pues bien, he aquí, en el centro de la foto, detrás de la barra del Saint-Germain-des-Prés, a la célebre Encarna. Sentados en sendos taburetes, a la izquierda, mi madre; a la derecha, mi padre (q.e.p.d.) (Foto tomada hacia 1960).

Comentarios

  1. Paso algún rato bueno en tu blog, tus padres estan fenomenales,! como pasa el tiempo !
    FTC

    ResponderEliminar
  2. Eso se llama estar cerca de la literatura. Muy bueno el post. Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Esto es para la "pequeña historia" de la literatura barcelonesa.
    Gracias, FTC y JLP.

    ResponderEliminar
  4. Interesantísima fotografía, Jorge. En 1960 yo tenía 18 años y aunque nunca he sido un experto en bares barceloneses sí recuerdo alguno pero no ese. ¿En qué calle estaba? Y si se pude saber ¿qué edad tenían tus padres y qué vinculación con el mundo literario?

    ResponderEliminar
  5. Amigo Ferrer, por lo que me han contado, el Saint-Germain estaba cerca de la calle Escudellers, en una pequeña calle entre Sant Francesc y Còdols, creo.
    En el momento de la foto mis padre debía tener unos cuarenta años y mi madre treinta y cinco. No tenían ninguna vinculación con el mundo literario; conocían el bar porque tenían un amigo que, a su vez, lo era de Encarna.
    Esta Encarna fue todo un personaje. Según decían había sido durante años la "querida" del Dr. Andreu (el de las pastillas). Murió de repente, en una peletería, mientras se probaba un abrigo de visón.
    Saludos y gracias por tu interés.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).