Ir al contenido principal

El bar de Encarna


Seguramente recordarán la escena. En la novela de Juan Marsé Últimas tardes con Teresa (1966), en el primer capítulo de la tercera parte, Teresa y sus amigos se reúnen en el bar Saint-Germain-des-Prés, en la zona baja, cerca de la Rambla.
-¡Encarna! -llamó Teresa, levantándose-. Una ginebra Giró y un vaso de leche.
Se oyó una voz cavernosa, aventurera y entrañable: "¿Una llet, nena? Qui és aquest animal que beu llet?"...

Pues bien, he aquí, en el centro de la foto, detrás de la barra del Saint-Germain-des-Prés, a la célebre Encarna. Sentados en sendos taburetes, a la izquierda, mi madre; a la derecha, mi padre (q.e.p.d.) (Foto tomada hacia 1960).

Comentarios

  1. Paso algún rato bueno en tu blog, tus padres estan fenomenales,! como pasa el tiempo !
    FTC

    ResponderEliminar
  2. Eso se llama estar cerca de la literatura. Muy bueno el post. Un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar
  3. Esto es para la "pequeña historia" de la literatura barcelonesa.
    Gracias, FTC y JLP.

    ResponderEliminar
  4. Interesantísima fotografía, Jorge. En 1960 yo tenía 18 años y aunque nunca he sido un experto en bares barceloneses sí recuerdo alguno pero no ese. ¿En qué calle estaba? Y si se pude saber ¿qué edad tenían tus padres y qué vinculación con el mundo literario?

    ResponderEliminar
  5. Amigo Ferrer, por lo que me han contado, el Saint-Germain estaba cerca de la calle Escudellers, en una pequeña calle entre Sant Francesc y Còdols, creo.
    En el momento de la foto mis padre debía tener unos cuarenta años y mi madre treinta y cinco. No tenían ninguna vinculación con el mundo literario; conocían el bar porque tenían un amigo que, a su vez, lo era de Encarna.
    Esta Encarna fue todo un personaje. Según decían había sido durante años la "querida" del Dr. Andreu (el de las pastillas). Murió de repente, en una peletería, mientras se probaba un abrigo de visón.
    Saludos y gracias por tu interés.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…