Ir al contenido principal

Cuestión de ovarios

Acaba de salir el libro de Daniel P. Barash y Nanelle R. Barash titulado Zorros, ciencia, erizos y literatura. Un análisis darwinista de la literatura. Se trata de un libro interesante, aunque discutible, que aplica la psicología evolutiva a ciertas obras y caracteres literarios. Felicito a la editorial Belacqua por su publicación.
Hasta aquí todo bien.
Pero hay una cosa que no me gusta.
No me gusta el título que le han puesto. Es largo y enrevesado y se aparta del original, más corto y contundente: Madame Bovary's Ovaries.
Y es que pedirlo puede ser un lío.
Supongamos que entro en una de estas grandes superficies en las que hay muchos libros pero ningún librero, me acerco a un dependiente o dependienta y le digo:
- Desearía un libro que se llama Zorros, erizos... No: Erizos, ciencia... Perdón: Literatura, erizos, zorros...
A estas alturas lo más normal es que el dependiente o dependienta ya se haya marchado.
En cambio, imaginemos que abordo decidido al dependiente o dependienta y con voz firme y clara le espeto:
- Quiero Los Ovarios de Madame Bovary.
Las cosas, claras.

Comentarios

  1. Por no decir que se pierde el juego de palabras que se da en el original. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Igual les parecía a los editores demasiado un título demasiado alusivo.
    Saludos, amigos.

    ResponderEliminar
  3. José, descubrí tu blog y lo he puesto en tus enlaces.
    Un abrazo y hasta la vista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).