Ir al contenido principal

Alejandría según Forster


En 1923, al año siguiente de haber publicado Alexandria: A History and a Guide, E. M. Forster dio a la luz otro libro de ensayos acerca de la antigua ciudad: Pharos and Pharillon. El libro se estructura en dos partes. En la primera, "Pharos", Forster recrea diversos episodios del pasado egipcio, romano y árabe de la ciudad, y evoca personajes como Clemente o san Atanasio. Cierra esta primera parte un poema del entonces desconocido Konstandinos Kavafis, traducido por el propio Forster: "The God Abandons Antony".
"Pharillon", el oscuro faro sucesor del destruido Pharos, da nombre a la otra sección del libro, que reúne bocetos de la Alejandría moderna e incluye el ensayo "The Poetry of C. P. Cavafy", con el que dio a conocer al poeta griego.
Es claro que Forster se inclina más por la mítica Alejandría del pasado que no por la actual: "La ciudad moderna no requiere un comentario entusiasta. Su prosperidad material parece asegurada, pero escaso progreso puede discernirse en todas partes..."
(Pharos and Pharillon fue publicado por Leonard y Virginia Wolf en su editorial Hogarth Press, establecida en Richmond, Surrey. El ejemplar que poseo lo adquirí por Internet a una librería de Iowa City y ha hecho, a juzgar por las inscripciones que han ido dejando algunos de sus dueños, un largo viaje: Willi Luvus, I/II/33; Library Hawai, I-II-1938; Wyckoff Gelber, San Francisco; Bourjaily. Este último nombre seguramente responde a Vance Bourjaily (1922-1984), un escritor estadounidense de ascendencia libanesa, autor de novelas de mérito, y que fue profesor asociado en la Universidad de Iowa)

Comentarios

  1. "Pharillon", Forster, Kavafis, Wolf: la pasión por la literatura y por los libros. ¡Willi Luvus! ¡Qué nombre! Si me das permiso quisiera aplicárselo a alguien próximo o, quizá, al protagonista de un relato.

    ResponderEliminar
  2. Permiso concedico.
    Willi Luvus es todo tuyo.

    ResponderEliminar
  3. Ya he consumado la osadía:

    http://ferrerlerin.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).