Ir al contenido principal

Un poema de Ugalde

"...Lo que quizá me interesa más de Ugalde es la tranquila, eficaz y civilizada determinación con que consigue eliminar hasta el mínimo rastro de ese sempiterno incordio de los poetas en lengua castellana, el sonsonete." Así dice Jaime Gil de Biedma en el prólogo al libro de poemas de Pedro L. Ugalde titulado Norte magnético (edición del autor, Barcelona, 1978).
Añade, además, que hablar de Ugalde es hablar de uno de su poemas, "Pla d'Anyella", incluido en La edad de oro (1976). Según testimonio del propio Ugalde, después de que le leyese el poema a Gil éste le dijo: "Recitas como un pastor protestante".
He aquí el poema:


PLA D'ANYELLA

Si un hombre está solo en el bosque
no está solo
porque ni un hombre perdido
en el bosque está solo.
Débil y triste animal es en el bosque
si está solo,
y agobiado por el peso de quienes
fueron antes que él,
bajo el viento silencioso y en la niebla imperturbable,
el portador de las cenizas
del mundo que laboraron antes que él y sabe que contrajeron
con él sus miembros hasta olvidar la comunidad natural
de sus tejidos y humores con las piedras
y que la savia y sus lagos fueron sangre,
la lluvia de otoño lágrimas y el mar la casa del sueño.
Es entre paredes afanadas do está solo,
en la sórdida alegría que exhalan unos labios
leporinos, entre balsas de cartón
y jardines pestilentes, ante una araña
que, hermosa, es cruel si, extendida en sus hilos,
padece la forma exquisita, en su cuerpo irremediable,
de un diamante para siempre.

Comentarios

  1. Anónimo12/1/09 0:21

    Ya habíamos hablado de Pedro Ugalde alguna vez. Bueno, me habías hablado tú, y recuerdo la referencia en la biografía de Gil de Biedma. Casi todos somos, también, poetas secretos. La meta es el olvido, creo que decía Borges. Pero no tiene que ser así.
    Gracias por los descubrimientos y un abrazo:
    JLP

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares

Incierta Fritillaria

La historia de la Fritillaria en Gran Bretaña es igualmnente incierta. Es seguro que se cultivaba allí en 1597, y posiblemente hacia 1578 (en realidad los nombrs de esta planta no se fijaron tan pronto, y a veces no está claro de qué planta se habla). Por otro lado, el primer registro de la planta en el mundo natural data de 1736, y hasta eso es anómalo, nadie afirma haber vuelto a verla hasta 1776, una fecha muy tardía para una nativa británica auténtica, sobre todo para una tan llamativa, inconfundible y atractiva. En otras palabras, quien considere nativa la Fritillaria deberá reconocer que las distintas generaciones de botánicos de los siglos XVII y XVIII se pusieron de acuerdo para no mencionarla en absoluto, una confabuilación solo comparable a la de la NASA cuando simuló los aterrizajes de estadounidenses en la Luna, supuestamente en los días que les quedaban libres en la tarea de vigilar los artefactos alienígenas de Roswell.

(Ken Thompson, ¿De dónde son los camellos? Creencia…

Beber y no olvidar

Claudia Barrett: Invítame a un trago y escucharé sus problemas.
Tony Young: Si lo hago, quizás se me olviden.

(Taggart, 1964, de R. G. Springsteen. Guion de Robert Creighton Williams).

El granjero de Rowan Oak

En el verano de 1929 William Faukner se casó con Estelle Oldham Franklin, que se había divorciado de su esposo y había venido a Oxford con los dos hijos de este matrimonio, Malcolm y Victoria (conocida como Cho-Cho). Se casaron en la vieja iglesia presbiteriana de las afueras de Oxford que construyeron los esclavos sobre College Hill. Pasaron la luna de miel en Pascagoula, y fue allí donde Faulkner corrigió las galeradas de El sonido y la furia.
Al año siguiente, animado por los ingresos que le generaban sus relatos cortos en las revistas y la próxima publicación de sus libros en Inglaterra, Faulkner  compró Rowan Oak, una casa ante-bellum de Oxford, destartalada y necesitada de restauración. Por esta casa, adquirida por 6.000 $ y pagada a plazos de 75 $, lucharía Faulkner toda su vida  Como señala Michael Millgate (The Achievement of William Faulkner, 1966): "Visto hoy, el acto de adquirir tal casa se presenta como algo práctico a la vez que simbólico, que reafirma la decisión …