Ir al contenido principal

Pablo Silenciario

En ningún edificio del mundo brilla con tanto esplendor el verde antico como en la majestuosa Santa Sofía de Estambul. Verde antico es el nombre dado por los marmolistas italianos medievales a una brecha o conglomerado con fragmentos de mármol, serpentinita y esquisto en una matriz de serpentina y calcita. Los romanos lo denominaron marmor Atracium o marmor Thesalonicum, porque originalmente se extraía de las canteras de Atrax, en la Tesalia. No debe confundirse con otra roca decorativa, el pórfido verde antico, que era una roca ígnea, concretamente una andesita porfídica alterada, procedente de la antigua Lacedemonia.
Nada menos que 48 columnas de este vistoso mármol, de 17 metros de altura, decoran el interior de Santa Sofía. Pablo Silenciario, poeta y dignatario de la corte de Constantinopla en el siglo VI, nos ha dejado en su poema Descripción del templo de Santa Sofía un pormenorizado catálogo de las diferentes rocas ornamentales utilizadas en su construcción. Es tradición que el poema, escrito en trímetros y hexámetros, fue recitado en la Navidad de 562, con ocasión de la reconsagración del templo tras el derrumbe de la cúpula y su posterior restauración. Sobre el verde antico dice Pablo Silenciario:

(...) lo que la región de Atrax produce, no es de alguna
cañada de los altiplanos, sino del nivel de la llanura: ora es de vivo verde
que no difiere del verde esmeralda, ora de un verde más oscuro, casi azul.
Tienen partes que se asemejan a la nieve junto a negros los destellos,
de manera que en la roca se mezclan varias bellezas.

Lamentablemente, con la toma de Constantinopla y la conversión de la iglesia en mezquita, la información sobre la procedencia de las piedras polícromas se perdió. Nos quedan, eso sí, los versos bizantinos de Silenciario.

Comentarios

Entradas populares

Un poema de Iglesias Díez

FINAL

Cuando el amor solo sea
un haz de quebradas luces,
entre tus dedos seguiré siendo
ceniza de Luna.

(Carlos Iglesias Díez, Pájaro herido. Bajamar Editores, 2018).

Nadie acaba como empieza

Harold J. Stone: Recuerda que las personas cambian.
Don Murray: ¿Por qué?
Harold J. Stone: Los hombres, las mujeres, los juegos de cartas, los amigos en quien confías... Todos. Nadie acaba como empieza.

(Duelo en el barro, 1959, de Richard Fleischer. Guion de Alfred Hayes y A. B. Guthrie).

Un poema de Pizarnik

OJOS PRIMITIVOS

     En donde el miedo no cuenta cuentos y poemas, no forma figuras de terror y de gloria.

     Vacío gris es mi nombre, mi pronombre.

     Conozco la gama de los miedos y ese comenzar a cantar despacito en el desfiladero que reconduce hacia mi desconocida que soy, mi emigrante de sí.

     Escribo contra el miedo. Contra el viento con garras que se aloja en mi respiración.

     Y cuando por la mañana temes encontrarte muerta (y que no haya más imágenes): el silencio de la comprensión, el silencio del mero estar, en esto se van los años, en esto se fue la bella alegría animal.

(Alejandra Pizarnik, Nombres y figuras, Picazo, Barcelona, 1969).