Ir al contenido principal

Pablo Silenciario

En ningún edificio del mundo brilla con tanto esplendor el verde antico como en la majestuosa Santa Sofía de Estambul. Verde antico es el nombre dado por los marmolistas italianos medievales a una brecha o conglomerado con fragmentos de mármol, serpentinita y esquisto en una matriz de serpentina y calcita. Los romanos lo denominaron marmor Atracium o marmor Thesalonicum, porque originalmente se extraía de las canteras de Atrax, en la Tesalia. No debe confundirse con otra roca decorativa, el pórfido verde antico, que era una roca ígnea, concretamente una andesita porfídica alterada, procedente de la antigua Lacedemonia.
Nada menos que 48 columnas de este vistoso mármol, de 17 metros de altura, decoran el interior de Santa Sofía. Pablo Silenciario, poeta y dignatario de la corte de Constantinopla en el siglo VI, nos ha dejado en su poema Descripción del templo de Santa Sofía un pormenorizado catálogo de las diferentes rocas ornamentales utilizadas en su construcción. Es tradición que el poema, escrito en trímetros y hexámetros, fue recitado en la Navidad de 562, con ocasión de la reconsagración del templo tras el derrumbe de la cúpula y su posterior restauración. Sobre el verde antico dice Pablo Silenciario:

(...) lo que la región de Atrax produce, no es de alguna
cañada de los altiplanos, sino del nivel de la llanura: ora es de vivo verde
que no difiere del verde esmeralda, ora de un verde más oscuro, casi azul.
Tienen partes que se asemejan a la nieve junto a negros los destellos,
de manera que en la roca se mezclan varias bellezas.

Lamentablemente, con la toma de Constantinopla y la conversión de la iglesia en mezquita, la información sobre la procedencia de las piedras polícromas se perdió. Nos quedan, eso sí, los versos bizantinos de Silenciario.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…