Ir al contenido principal

Beddoes

Thomas Beddoes (1760-1808) fue un eminente médico, filósofo y químico de firmes convicciones políticas radicales y democráticas. Sus preocupaciones higienistas se muestran en Hygeïa, or Essays Moral and Medical on the Cause Affecting the Personal State of our Middling and Affluents Classes (1802). Siguiendo los ideales filantrópicos de la Ilustración, fundó cerca de Bristol, la Pneumatic Institution. El objeto de dicha institución era la de experimentar sobre los efectos terapéuticos de la inhalación de diferentes gases o"aires facticios". Samuel Taylor Coleridge fue uno de los pacientes; y el joven Humphrey Davy su primer superintendente.
Además de la química -era un fervoroso seguidor de Lavoisier y Priestley- Beddoes se interesó por la geología. Sobre ella dio conferencias en Oxford y en 1808 fue admitido como socio en la Geological Society de Londres. Su pensamiento geológico se basa fundamentalmente en los principios de James Hutton, a quien había conocido a través de la Lunar Society de Birmingham; pero sin desdeñar, sobre todo en lo tocante a la mineralogía, la preceptiva werneriana. Las Philosophical transactions registran una comunicación de Beddoes leída en 1791 en la que, siguiendo el origen plutónico del basalto se compara a éste con otras rocas cristalinas como el granito.
El doctor Beddoes se casó con una hermana de la escritora Maria Edgeworth, autora de novelas de éxito, Fruto del matrimonio fue su hijo Thomas, quien con el tiempo habría de ser conocido también como médico y escritor.

Comentarios

Entradas populares

Número diabólico (y no es el 666)

He aquí el número diabólico: 142.857. Consiste en lo siguiente: multiplicado por 2 y por 3 las mismas cifras se producen en los dos productos. Veamos:

                                                            x 2 = 285.714
                                                            x 3 = 428.571

Multiplicado por 4, 5, 6 se obtendrán siempre las mismas cifras y siempre en el mismo orden. Sólo cambia la cifra de partida. Existe una excepción multiplicado por 7. Veamos:

                                        x 7 = 999.999 (seis veces la cifra nueve).

Este número diabólico multiplicado por 8, nos da siete cifras en lugar de seis. Total: 1.142.856, es decir que, sumando la primera y la última cifra de este producto, obtendremos aún las seis cifras del número diabólico. Continuando las multiplicaciones por 9, 10, 11, 12 y 13 y sumando la primera y la última cifra del producto, viene de nuevo a nuestros ojos el número diabólico. Llegado a 14 (dos veces siete) se obtiene: 1.999.998, es de…

Escribir o no escribir

Por lo tanto, escribir que se querría escribir, ya es escribir. Escribir que no se puede escribir, también es escribir. Una manera como cualquier otra de llevar a cabo el vuelco que da pie a tantos propósitos audaces: hacer de lo periférico el centro, de lo accesorio lo esencial y de la arenilla la piedra angular. Sabía por lo tanto lo que tenía que hacer: dar una especie de golpe de mano mediante el cual había que conseguir otorgar una existencia ficticia a unos libros que no existen realmente y, gracias a ello, conferir una existencia real al libro que trata de esos libros ficticios. Un proceder en suma que se asemeja al que conduce al cogito cartesiano: en el momento preciso de dar fe de mi ineptitud para la escritura me descubría a mí mismo escritor, y de la ausencia de mis obras fallidas se nutriría éste. Hermoso ejemplo de esa estrategia del quien-pierde-gana, de esa proeza dialéctica que convierte una acumulación de fracasos en un camino hacia el éxito. ¡No será que no nos han…